lunes, 20 de junio de 2011

Una nueva maternidad

Lo intento pero no me sale, por más que lo pienso y le doy vueltas y miro algunos borradores, algunas ideas dibujadas, no puedo escribir sobre algo que no sean Alma y Habiba, tengo un nudo dentro, un nudo que no se deshace, ni me permite poner m i corazón en otra cosa, desde hace días que tengo escritos aparcados, pero las palabras se traban, se desdibujan, se quedan arrinconadas...

Será tal vez esta nueva maternidad que a tod*s nos hermana, que aparece como una ola enorme, un tejido que desconoce de fronteras, nacionalidades, creencias y status políticos y económicos? Será tal vez esta nueva maternidad que no nos deja impávidas, que nos impide jugar a que aqui no ha pasado a nada, como si se tratara de tener hij*s en vez de dar vida y hacerse cargo?

Tengo que confesar que, cuando algunas veces escucho que alguien comenta que se siente afortunado porque su vida después de la p/maternidad no se vio modificada, siento tristeza. Cuando escucho todas esas promesas en variopintos empaques (productos, libros, consejos) a cada cual más atroz, empezando por Estivill y terminando en los internados o las niñeras que te crian l*s niñ*s, que te aseguran que tu vida no se verá modificada y sobre todo que seguirás manteniendo el control y la supuesta independencia made in anuncios publicitarios, siento mucha tristeza por aquellos que lo desean y más aún por aquellos que lo consiguen... que triste que tiene que ser dar vida y que la vida no te atraviese, que tan desconectad*s, fri*s y desamparad*s tenemos que estar para que la vida nos pase por un costado...

Sin embargo cada vez asisto a más señales que indican que generación tras generación la vida se ha seguido abriendo paso, nos ha ido dejando huella y abriendo su torrente caótico y creativo, despertando lo que la razón y el miedo han ido durmiendo. Cada vez encuentro más mujeres que encaran su maternidad desde las entrañas, que se niegan a seguir siendo sumisas y criando hij*s sumis*s, que no están dispuestas a que nadie les diga cómo debe entenderse la liberación femenina, ni la independencia, la realización y la felicidad, y mucho menos que nadie les diga que se espera de ellas y sus hij*s; mujeres que con la maternidad han despertado su instinto, su necesidad de placer y bienestar y que no están dispuesta a hacer como "que aquí nada pasó", ni a volver a cederle terreno al abandono, el desamparo y el desamor. Mujeres que quieren amar sin condiciones, ni horarios... mujeres que en definitiva no están dispuestas a "doblegar" a sus hij*s y sus necesidades para encajar en una sociedad y cumplir con "el deber ser". Mujeres que además cada día se comprometen más a construir un mundo a la medida de sus hij*s, que llevan al terreno de lo público aquellos que viven en lo cotidiano, que miran a l*s niñ*s como miran a sus hij*s y que por ende asumen que el bienestar de cualquier niñ* es también el bienestar de su criatura.

Y por supuesto como estamos interconectados, tejiendo realidad entre tod*s también empiezo a ver hombres, en quienes la paternidad no ha sido solo un requisito para cumplir con el modelo de macho potente y proveedor, hombres que recuperan y construyen el lugar de un ser humano emocional y nutricio que sabe dar, acunar y satisfacer. Padres comprometidos con la crianza de l*s niñ*s, no desde el terrible ejercicio de la autoridad o del ausente padre proveedor, si no desde el compromiso de cuidar, proteger y satisfacer, un ser humano capaz de conmoverse y entrar en sintonía con los deseos y tiempos de la criatura y la diada madre-hij*.

Y además regresando al tema que desde hace semanas me atenaza el corazón, la historia de Habiba y Alma; en medio del dolor, la indignación, la rabia es posible ver el tejido que en torno a ellas se ha construido, es esperanzador tomar conciencia de la solidaridad y empatía que se está generando, la certeza de que no están, ni estamos sol*s, que cada un* es capaz de luchar por Alma como lo ha hecho por su hij*, y que cada un* es capaz de estar ahí por Habiba como lo hemos hecho por nuestr*s herman*s! Es realmente poderoso ser partícipe y vivenciar que empezamos a generar nuevas redes donde el dolor de una madre y su criatura trasciende toda frontera y nacionalidad y lo hacemos nuestr* porque es, porque existe, no importa dónde, ni importa a quien, no nos deja impávid*s su existencia. Y va a más allá porque no solo importa que cese el dolor, más aún importa que retorne la alegría, el calor y el amor; son dos formas de concebir el mundo, el miedo al dolor o la búsqueda de placer, ya bastante nos he movido desde el miedo y la carencia y los resultados son palapables en el dolor y míseria de cada un* de nosotr*s…Es conmovedor ver como empezamos a generar tribus virtuales y físicas y como éstas nuevamente se nuclean alrededor del bienestar de las criaturas, en torno al fortalecimiento de la diada madre-hij*, con la vida en el centro, haciéndonos cargo que la vida nueva tiene prioridad, como es lógico, como es natural.

He visto y vivido como ante esta nueva maternidad se caen todos los supuestos y paradigmas que nos mantienen en estado de sumisión y dolor, como aquellas falsas divisiones del mundo industrializado (fronteras, nacionalidades, mundo adulto y mundo de l*s niñ*s, edades, etc) se van desmoronando y mostrando su inconsistencia en lo privado y también en lo público. Es asombroso comprobar que esta manera de entender la vida se toma las calles, los espacios públicos y va más allá de las cuatro paredes de nuestra casa. Y así como hicimos de la violencia y el maltrato un asunto privado que sucede de puertas para dentro y donde nadie tiene cabida, así mismo ahora empezamos a hacer del cuidado, el amparo, la atención de los deseos y las necesidades, el respeto y el amor entrañable, un asunto que nos atañe a tod*s como comunidad, que nos convoca y nos pone en movimiento.

¿Será tal vez que cuando podemos mirar a nuestr*s criaturas desde el profundo amor y respeto, cuando los vemos y los asumimos como seres completos, cuando los validamos y hacemos legítimas sus peticiones y necesidades, el mundo entero adquiere otro color y ya no podemos volver a mirar con ojos de sospecha, competencia o indiferencia a otr*s niñ*s y por extensión al resto de l*s human*s?

¿Será tal vez que contra todo pronóstico, contra toda manipulación y signo de violencia empezamos a hacer lo que nos pide el cuerpo, lo que las entrañas nos gritan y hacemos aquello que nuestro organismo ya sabe de antemano, que la vida nueva tiene prioridad?

Cuando un* cambia el mundo entero empieza a cambiar y cuando el cambio se pone en movimiento ya no se puede parar. A quienes construyen esta nueva realidad día a día, a l*s escépticos y descreídos, a l*s detractores y miedosos, a l*s que aún no se han enterado, a l*s indiferentes y dudosos… bienvenidos a la nueva maternidad!

4 comentarios:

  1. Que te voy a decir..... maravilloso!!!! Un abrazo enormísimo....

    ResponderEliminar
  2. Emocionante!
    Gracias por no dejar que nos quedáramos sin tu artículo!
    En un ratito publico el listado completo de todos los participantes.
    Mucha suerte!
    ¡Un abrazo hondo!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso artículo! ya decía Casilda en uno de sus libros que lo más peligroso que hay es que la mujer tome el poder de su cuerpo de sus emociones y sus sentimientos. Bravo violeta!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...