martes, 22 de enero de 2013

Las madres brujas


"Te estás poniendo bruja mamá!" esta es la voz de alarma, la señal que hemos ido creado con Kyara para avisarme que lo que estoy haciendo, le duele, la daña, la lastima, en definitiva que mamá se está transformando en bruja, que el regazo nutricio se está haciendo pesadilla y lo más importante que ella está dispuesta a defenderse. Me encantaría que no fuera necesaria, me encantaría que esas palabras jamás tuvieran que salir de su boca y que ella no sintiera la necesidad de defenderse de mi, de la bruja que yo soy. Pero negar su existencia, negar mi violencia, mi maltrato, mi indiferencia sería abandonarla sin ninguna tabla de salvación. Seguir sosteniendo el mito de que solo soy la madre buena, amorosa y bondadosa, enterrando en la conciencia de Kyara lo que ella sabe mejor que nadie (porque la conoce y la vive):  que mamá puede ser dulce y nutricia pero que también existe y respira la madre monstruo, la madre bruja; sería seguir siendo cómplice de mi propia violencia y del desamparo sobre el que hemos construido esta sociedad. Soy también una madre bruja, una madre monstruo que en momentos (a veces más a veces menos) estalla en mil formas de maltrato, en miles de maneras de indiferencia e indolencia, me hago verdugo para salvar a mi propia victima infantil, aunque ahora la única niña es mi hija y solo ella es quien depende del alimento de mi amor, solo pienso en salvarme al precio que sea, madre bruja, madre monstruo, adulta-niña adolorida y asfixiada de abandono y desamparo...
Miles de millones de odas se han escrito y se escriben a la madre, la madre dulce, la buena, la nutricia, la santa, la gran madre creadora y dadora de vida a quien le debemos incluso el aire que respiramos, la incuestionable, la bondadosa, la que todo lo que hace lo hace por nuestro bien, la que aun cuando se equivoca es perfecta y maravillosa, la que todo lo sabe y todo lo puede, la que incluso es la mártir en las historias de dolor de sus hijos, quien vive el daño y el dolor en carne propia aunque sea ella misma quien lo infringe... la gran madre, la todopoderosa que de tanto poder se vuelve asfixiante y dictadora, de tanta impunidad en su supuesta perfección se hace pilar y sostén de una sociedad violenta y hostil.
"Cuestiona sobretodo lo incuestionable" ese es tal vez uno de los legados más importantes de mi padre y si hay algo incuestionable en nuestra sociedad es el mito de que las madres somos buenas por naturaleza y hacemos todo y más que lo que podemos y damos todo lo que tenemos y somos la encarnación del amor incondicional, del sostén infinito y la dulzura a borbotones... mentira! hacemos lo que podemos con lo que somos y de donde provenimos, pero no hacemos TODO lo que podemos; damos todo lo que tenemos, pero ese "todo" incluye lo dulce y lo amargo, el dolor y la alegría, el amor y el odio; y amamos, claro que amamos, pero con condiciones, con infinita cantidad de condiciones, exigimos que nuestrxs hijxs sean buenos y que no den problemas y que se ajusten a nuestros sueños y expectativas y que no nos pongan en cuestión y que por favor, ante todo por favor no nos abran la herida, no nos quiten el poco aire y atención que hemos logrado construir a nuestro alrededor. Somos mamás que dan vida y cuidados, sostén y bienestar, pero también somos madres brujas reproductoras de violencia, castradoras, represoras, indolentes; madres monstruo con las entrañas mutiladas negando nuestro cuerpo, nuestro regazo y mirada, que son alimento, hábitat y necesidad primaria de nuestrxs hijxs; madres brujas capaces de vendarnos los ojos y cerrarnos los oídos ante los pedidos de amor y atención de nuestros hijos, ante su llanto desgarrador de miedo y angustia porque mamá no está y no viene y no me escucha y no soy nadie....
Tampoco pretendo decir que somos malas, o vamos por la vida disfrutando dañar a nuestrxs hijxs, tan solo estamos heridas, muy, muy heridas, devenimos madres sin haber dejado de ser hijas carentes, niñas desamparadas; tomamos la responsabilidad del bienestar de una criatura cuando aún seguimos buscando y doliendo por aquel regazo dador que no tuvimos. Y en una sociedad donde ser madre es sinónimo de perfección hay muy poco lugar para quitarnos la máscara, para ponernos en cuestión y desnudar nuestras miserias, para mostrarnos frágiles e incapaces, para encontrar en otras madres el reflejo de todo lo mejor y todo lo peor de quienes somos, para tomar conciencia de que estamos haciendo con aquello que hicieron de nosotras.
Pero a la madre no se la cuestiona, se la valora y se la ama, porque le "debemos" la vida... pero también, por mucho que nos duela a la madre le debemos ( y nuestrxs hijxs nos deben) las heridas por donde se nos va la vida, el dolor y el desamparo donde nos hacemos adultxs, la violencia cotidiana visible e invisible que abona nuestras raíces más profundas... damos vida es verdad, pero también la cercenamos y reprimimos y nos hacemos adultas no porque alcanzamos cierta edad o porque parimos hijxs, empezaremos hacernos adultas y madres (no por cuestión de titulo y nombre, sino por oficio) cuando podamos mirarnos de frente y reconocernos en esa bruja que nos habita y nos domina (producto obviamente del dolor que vivimos), pero no para que nos invada la culpa y hagamos grandes escenas de golpes de pecho al punto que quienes nos rodean en especial nuestrxs hijxs terminen consolando nuestro dolor (otra de las grandes "virtudes" la madre perfecta) porque con esto no hacemos más que seguir escondiendo la basura bajo la alfombra y construyendo fortalezas que nos preservan de la responsabilidad y la crítica, nos haremos adultas cuando asumamos su existencia para hacernos responsables de ella, para asumir que somos un verdugo que cree preservar a nuestra victima interna y en su dolor daña y mutila y ante todo cuando podamos asumir su existencia frente a nuestrxs hijxs y develemos ante ellxs uno de los secretos mejor guardados, "mamá es amor, pero mamá también es monstruo y dolor" y con ello les demos el permiso para saber que no nos deben nada, ni tienen que perdonarnos, ni amarnos y sobre todo les demos la clave y los recursos para dejar de normalizar nuestros abusos.

41 comentarios:

  1. Mi queridísima Violeta... cuánto tiempo anhelando leerte y no podías haber escogido mejor entrada. Por mi trabajo en el que cada día hablo con esas madres brujas arrepentidas de las veces en las que han dejado escapar al monstruo de su interior y su consecuente culpa, pero también por mi propia bestia interior a la que oigo resoplar en ocasiones y sé que, por mucho que la esconda, sigue ahí y mi hija la ve, inevitablemente, con todos mis recursos, con mis palabras bonitas, con el tiempo que me tomo para que no se escape delante suyo... está ahí, y si está, ella puede verla.
    Gracias, gracias, gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Que profunda y sincera!! despojada y en una pieza.... me sale decir que conocemos poco, poquísimo, de lo que es un ser humano Amado (con todo lo que el sano Amor implica), cuidado y sostenido desde lo profundo... por eso estamos en medio de un mundo tan violento y perdido. Por esta razón hay miles de personas que odian su vida y aun asi la recorren día a día sin cambiar nada, rumiando violencia. No se trata solo de empoderarnos nosotras como mujeres, sino de empoderar la infancia que es sabia, justa, completa, inteligente, sensible, son grandes caminos para crecer.. Parece una obviedad, pero estamos flacos de Amor por todos los costados!
    Un abrazo Violeta!
    Natalia

    ResponderEliminar
  3. Gracias por este regalo a la consciencia. un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. gracias hermana. ahora quiero escribir yo algo sobre esto. porque se me esta abriendo una nueva etapa. donde no todo es complacencia. y donde me parece necesario mostrar mis necesidades por encima de las suyas. porque si no me respeto yo, como va a respetarse ella mañana? son varias cosas. me ha encantado lo que has escrito. solo me gustaria desarrollar mas el tema. hablar de esa luz en la bruja tambien. que no es mala siempre. sino que se muestra posicionada delante de la criatura. y a veces le marca ciertos " limites" , si , lo se , es la palabra funesssta!! :) escribire sobre ello. pero igual que ponemos limites a lxs otrxs , para mi , a veces son necesarios en las criaturas tambien. cuando su libertad se pone por encima de nuestra libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece interesante lo que puedas escribir, desde tu postura. Creo que tiene todo el sentido eso de la nueva etapa y que no todo es complacencia (tampoco creo en la adnegación, ni que la autoestima y el respeto a una misma sea egoísmo), también para mi es necesario analizar la figura de la bruja y lo que representa en el patriarcado, para ello recomiendo este texto: http://anrratolson.obolog.com/mecanismo-brujas-otra-cultura-vision-genero-personaje-bruja-mecanismo-miedo-2180744

      Me gustaría conocer tu escrito cuando lo tengas, ya me dirás cómo. Gracias.

      P.D.: En cuanto a los límites, yo prefiero informar que imponer (ver Casilda Rodrigañez)

      Me quedo con estas dos frases:

      "para avisarme que lo que estoy haciendo, le duele, la daña, la lastima" "y lo más importante que ella está dispuesta a defenderse"
      Considero que es muy importante y me gusta ir aprendiendo juntes a expresar los sentimientos, como dice Iliana Medina ("darnos permiso para expresar los sentimientos") hay que hacerse consciente de lo que nos pasa para resolverlo adecuadamente, para afrontar los problemas directamente y que no devengan en resoluciones viciadas y retorcidas.
      Creo que es bastante negativo, tanto para la mujer como para le hije, alimentar el mito de la "buena madre", los conflictos no significan imperfección, es posible que sea incluso al revés. Es positivo que les hijes reclamen la teta porque no está disponible necesariamente de antemano(y la obtengan), que tengan espacio para el cuestionamiento, la desobediencia, la defensa y el rechazo de todo aquello que esté preestablecido y de patrones de comportamiento de les adultes, esto no es posible con una madre pretendidamente ideal que tiene justificaciones y respuestas para todo o con una actitud de entrega absoluta(especialmente en la adolescencia). La madre también es mujer, también es persona, no es un hada, ni una diosa, ni ser madre significa renuncia. No puede (ni debe) pretender la omnipresencia, ni la omnipotencia, ni tampoco debe ni puede controlar o supeditar absolutamente todo (ni la educación).

      Eliminar
  5. Como siempre Violeta, pones voz a mis pensamientos, a mis dudas, a mis entrañas, a mis lágrimas. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Es bueno leer que no soy la única que ha hecho un acuerdo con su hijito, para que le avise cuando la bruja le está ganando a la madre. Con toda mi disfuncionalidad, todos los dias me esfuerzo por no darle a mi hijo, la crianza que yo recibí:maltrato fisico y verbal. Aún así hay dias que los cambios hormonales me dominan y es cuando los acuerdos son muy utiles. Gracias por un articulo tan honesto y reconfortante.

    ResponderEliminar
  7. Que gran legado te dejó tu padre!!.. y que orgulloso debe estar de cómo lo utilizas, así no más desgarrando heridas, abriendo los ojos.... poniendo las cartas sobre la mesa.. Gracias Violeta por tus palabras,
    un abrazo desde el confín del mundo
    Ximena

    ResponderEliminar
  8. Violeta, piensa que es genial que den la voz de alarma!

    ResponderEliminar
  9. Me encantó "mamá es amor, pero mamá también es monstruo y dolor". Darles el permiso para amarnos o no amarnos, para relacionarse con nosotras según ellos se sientan.
    De todas formas, compruebo, en parte consternada, que usas la palabra fortaleza en su vertiente negativa, como sinónimo de defensa. Yo, que estoy contaminada por la psicología positiva, la uso como sinónimo de talento, y animo a todo el mundo a vivir según las suyas propias.

    ResponderEliminar
  10. Violeta, me he sentido muy identificada.. supongo que le pasará a la mayoría de madres que te lean, incluso a padres. Mi niña y yo también acordamos una señal de alarma que me avise de que el mostruo emerge, "mamá, te estás poniendo histérica, nosotros no te hemos hecho nada". Y me resulta muy efectiva porque lleva mi mirada hacia mí misma, hacia mi monstruo, y me permite acogerlo y liberar a mis pequeños. Gracias por tus palabras, me han dado claridad. Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hay cosas que no debemos dejar de decir, una y otra vez, y otra... pues han sido demasiado silenciadas. Excelente entrada... la he leído en varios post de FB, de modo que me tomo la libertad de compartirla en un blog citando la fuente.
    Y si me lo permites, y ya que además soy reiterativa, siempre vuelvo al mismo libro... pero es que me ha ayudado mucho a entenderme. Soy madre y soy cuentacuentos.... traeré a colación "El psicoanálisis de los cuentos de hadas" donde explica que los cuentos de hadas existen para ayudarnos a entender esto que tu explicas, que la madre amorosa muere para dar paso a la malvada. Lo de la madrastra es una corrección políticamente correcta del siglo XIX y los románticos, pero en el origen los cuentos hablaban de las madres que son según el rato, buenas o malas.
    Desde siempre les he explicado a mis hijos, ahora adultos ya, que cuando me enojaba ... aunque pudiera parecer que era con ellos, en realidad era con mi propia vida... ¿porqué que razón hay para enojarse con alguien un día por perder su el abrigo y reírse otro día por perder las llaves de nuestra casa?... la única razón es un estado de animo, una presión externa que está o que no está... a veces ángel, a veces demonio... pero siempre yo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por esta reflexión Violeta. Tambien algunos padres pasamos por ellos, conectados sin saberlo con el niño desamparado y frío.

    Es curioso como hay gente "esperandote" a que te comportes como uno más, como todos..."esa manera vuestra de educar" dicen...como si no fuera posible o tarde o temprano terminara sumergida entre nuestras sombras.

    Yo me digo y te digo, que tal vez sea muy dificil la batalla por momentos, pero no es menos cierto que nos diferencia de mucha gente la conciencia.

    La mamá bruja o el papá ogro, terminan volviendo al camino de la crianza con los ojos abiertos, y escriben este post u otros, para luego pedir perdón desde el alma y volver a ser un referente.

    No todos nos manejamos igual en educación, aunque vengamos desde las mismas sombras.

    Gracias de nuevo,
    Un fortisimo abrazo
    Alejandro
    Psicología CEIBE

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
  14. te agradezco infinitamente que compartas esto! es una cachetada fuerte y mejor bien fuerte para poder despertar de esas "odas a la buena madre"...

    ResponderEliminar
  15. Sabes que mi hija también me ha dicho eso??? :-O
    Ya hemos llegado a un pacto que me sirve para desdramatizar cuando me pongo enfadada: ella me dice lo de bruja, que me calme, y yo voy cediendo... luego nos reímos y celebramos que ha vuelto la mamá hada (todo idea suya).
    Yo le explico que a veces mamá pierde la paciencia (y le explico qué es la paciencia), o que estoy triste, o que me enfado sin querer, o que me equivoco y la trato mal injustamente.... Y así nos vamos dando permiso las dos para expresar las emociones, tambièn las menos bonitas.
    Gracias por este post!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso!! eso me llena de ideas, de buenas ideas para poner en práctica con mi pequeña!!

      Eliminar
  16. No me puede venir en mejor momento este texto este grito de madre... Hoy me duele mi infancia porque me ha superado porque mi hija lo ha sufrido,porque no tuve recursos y salió mi monstruo ese que me paraliza el amor y genera destrucción. Quería llorar pero no lo hice.Mi hija no tiene que cargar con mi mierda,bastante tiene con lo de hoy..no tengo excusa,me pudo la bruja y la dejé llorar me pudo la frustración y paré su violencia contra su hermana con violento gesto contra ella. Se espera eso de una madre?se espera eso de una madre perfecta?Yo no lo soy.soy hija que descubre a cada pasó que sufrió. Gracias por este post. Me sirve para seguir trabajando sobre mi y para seguir respirando hoy.

    ResponderEliminar
  17. Hola Violeta, me he sentido taaaaan identificada con tu relato! A veces me he visto tratando a mi hijo como nadie se lo imaginaría, ante el resto soy una mamá extremadamente cariñosa pero en privado y cuando estoy cansada aparece esa madre bruja como le dices tu. Y no me gusta para nada! Se me viene a la mente la imagen de mi mamá tratándome a mí de esa forma, con indiferencia, con rabia, con resentimiento.

    ResponderEliminar
  18. Violeta (que bello nombre!!) no te imaginas cuanto sentido me ha hecho tu relato, aqui estoy masticando mis sombras y tratando de convertirlas en luz, para seguir disfutando a mi hermoso Vicente.
    te abrazo con cariño!

    ResponderEliminar
  19. Dios te bendiga, que claro que alto que simple lo has dicho, y que cierto y rompe mis cadenas y mi propio dolor y esa sensación de locura por que nadie entendia que era lo que intentaba decir, que no soy esa madre perfecta, que yo lucho dia a dia con la bruja, que es un trabajo duro y que si hay que reconocerla hay que darles herramientas para defenderse, por que les queremos y tenemos el deber de no dejar que nadie les pise, empezando por nosotrxs para que nunca tengan miedo de hacer valer sus derechos, por que no siempre somos buenas, ni amigables ni amorosas, tambien somos egoistas, rabiosas, estresantes, apremiantes... pero seguiemos siendo madres, acostandonos pensando como hacerlo mejor, como acabar con nuestras faltas, y mejorar nuestra consciencia. GRACIAS GRACIAS GRACIAS... POR SER REAL Y ATREVERTE A DECIRLO EN VOZ ALTA.

    ResponderEliminar
  20. Viole!! Gracias!! llegaron tus palabras luego de una tarde que pasé muy bien con mis hijos, pero también fatal porque salió el monstruo que hay en mí.... lo curioso es que mi madre nunca fue así, ni mi padre.... pero guardo tanta ira que asoma cuando mi paciencia llega al límite. Gracias por darnos el espacio de decir y si, también soy ésta, no sólo la madre heroína que cría y afronta todo, no, somos humanas!!!! Y si bien, hay que reconocer el legado de los padres bueno hay que conocer también el malo... Tal vez les ahorramos camino a los chicos mostrándo lo que es desde ya, para que también afronten esos demonios que pueden salir en ellos!!! Como les dije a mis hijos anoche: esta es su madre, con lo bueno y malo, pero ésta soy y los amo incondicionalmente!!!! POR SUPUESTO, no es quedarse en la bruja y excusarse, sino buscar la manera de transformar...se... Ese trabajo también es aprendizaje para ellos!!! Madre hermosa Viole, logras con tus palabras visibilizar lo profundo, la carne, lo vivo, lo humano!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  21. Viole!! Gracias!! llegaron tus palabras luego de una tarde que pasé muy bien con mis hijos, pero también fatal porque salió el monstruo que hay en mí.... lo curioso es que mi madre nunca fue así, ni mi padre.... pero guardo tanta ira que asoma cuando mi paciencia llega al límite. Gracias por darnos el espacio de decir y si, también soy ésta, no sólo la madre heroína que cría y afronta todo, no, somos humanas!!!! Y si bien, hay que reconocer el legado de los padres bueno hay que conocer también el malo... Tal vez les ahorramos camino a los chicos mostrándo lo que es desde ya, para que también afronten esos demonios que pueden salir en ellos!!! Como les dije a mis hijos anoche: esta es su madre, con lo bueno y malo, pero ésta soy y los amo incondicionalmente!!!! POR SUPUESTO, no es quedarse en la bruja y excusarse, sino buscar la manera de transformar...se... Ese trabajo también es aprendizaje para ellos!!! Madre hermosa Viole, logras con tus palabras visibilizar lo profundo, la carne, lo vivo, lo humano!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  22. Nora me recuerda que no la tengo que hablar mal y que la tengo que cuidar cuando me enfado, cuando se me va la pinza y no me funciona ningún recurso de inspirar-espirar. Es así, lo bueno es darles herramientas para recordarnos que ellos no se merecen lo que nosotras cargamos en nuestra mochila. Y todas, todas, sin excepción tenemos esa bruja dentro, reconocerlo es crear herramientas para ellos y nos ayuda a ir dejando fuera del equipaje lo que nos sobra. Mejorando la sociedad.

    ResponderEliminar
  23. Que lucidez! Super fuerte lo que dices... Ufff que difícil es verse con este nivel claridad, de lucidez... Y que dificil tambien es mantenerlo en el tiempo, evitar hacerse trampa a una misma para tomar el camino mas facil, el de no questionarse, el de creer que todo está siempre bien, de que somos como somos, de que hacemos lo mejor que podemos, y todo el bla-bla-bla que podemos usar para sacarnos de encima la resposabilidad de revisarnos y la posibilidad de cambiar, de crescer con la oportunidad que nos dan nuestros hijos de entrar a un nivel tan profundo de sanación y abrirnos al amor.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por compartir tu experiencia y poner claro y fuerte en palabras lo que nos pasa a todas, lo que somos, con luces y sombras, sin idealizaciones mal sanas que nos alejan de nosotras mismas y de nuestros pequeños.

    ResponderEliminar
  25. Hola Violeta...acabo de encontrar tu blog y tu gran sinceridad y valentía me ha impactado...Yo no quiero ser de esas madres que guarda la mierda en al sótano para sacarla cuando nadie la ve...me debo explicaciones a mí misma y me quiero ser fiel, sólo así podré dejar que mis hijos me miren tal y como soy y no como deben verme o debo ser...Gracias por este artículo abierto y claro. Yo tb llevo una bruja dentro y...le pido a mis hijos que cuando le vean salir la escoba que me avisen...un abrazo...Te seguiré desde ahora...

    ResponderEliminar
  26. gracias violeta por estas palabras que nos hacen reflexionar a todas, gracias por hacernos abrir los ojos, porque todas tenemos a una niña herida que es necesario sacar, para que nuestra niña herida no haga sufrir a la criatura que hemos parido y que tenemos al lado. pero sobre todo me gusto el último parrafo: "develemos ante ellxs uno de los secretos mejor guardados, "mamá es amor, pero mamá también es monstruo y dolor" y con ello les demos el permiso para saber que no nos deben nada, ni tienen que perdonarnos, ni amarnos y sobre todo les demos la clave y los recursos para dejar de normalizar nuestros abusos" porque dejando de normalizar nuestros abusos haremos criaturas libres que pueden enfrentarse y distinguir todo tipo de abusos y defenderse en la sociedad patriarcal no solo para ella misma sino defender contra cualquier abuso hacia lxs demas y empatizar con personas que reciban abusos. animo. por unas criaturas libres hacia el apoyo mutuo y el respeto
    saludos entrañables y libertarios

    ResponderEliminar
  27. Acabo de conocer tu blog gracias a Almabril y me quedo por aquí. Me ha encantado la entrada. Me he visto reflejada. Blanca ahora cuando se enfada conmigo me dice "mala" y creo que es lo mismo que llamarme bruja. Hay que hacer examen de conciencia para cambiar y mejorar en esos momentos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  28. Gracias, maravillosa entrada, voy a usarlo con mi hija, yo también me convierto en bruja a veces...

    ResponderEliminar
  29. gracias por tus palabras tan fuertes y sinceras. vivo lidiando con mi lado oscuro y la verdad me resulta agotador, no se que hacer, por momentos pienso que no va a volver la bruja pero en el momento menos pensado vuelve y lo mas doloroso es el enojo contra los pequeños. realmente no puedo soportarlo, cuando se me pasa les pido perdón y les explico que cuando me enojo me enojo conmigo misma y no con ellos. tal vez haya que reconciliarse con la bruja charlar con ella indagar en las profundidades para poder derrocarla. es bueno saber que no estoy sola. gracias x eso violeta.
    un abrazo, yamila

    ResponderEliminar
  30. Tu le llamas "mama bruja" yo le llamo "lado oscuro",para el caso lo mismo.No te imaginas cuanto me ayuda tus pensamientos escritos,porque realmente yo no spy capaz de sacarlo solo sacr un latigo y darme.GRACIAS

    ResponderEliminar
  31. Gracias Violeta por tanta claridad y lucidez, extrañaba leerte.......... beso gigante!

    ResponderEliminar
  32. Me acabo de dar cuenta de que mi niña tiene una técnica para esto. No lo pactamos, salió de ella solita y se lo agradezco. Cuando me pongo "bruja" ella me da un soplidito en la cara. Y no puedo evitar abrazarla. Con eso se me pasa todo! Mi niña me enseña tantas cosas... Y solo tiene 4 años...

    ResponderEliminar
  33. Qué valiente por relatarlo con tanta sinceridad. Y qué bien me viene leerte en este momento, en el que me encuentro acudiendo a terapia para poder darle a mi niña (la interior) no que no tuvo, y así poder darle a mi niña (mi hija) lo que realmente quiero darle. Es un largo camino, y con muchas curvas, pero absolutamente necesario.
    Niebla.

    ResponderEliminar
  34. Me emociono mucho tu relato gracias! te paso mi blog de alimentación saludable vas a encontrar recetas super fáciles y nutritivas para vos y tu flia, quizás me conociste en Las Casildas dando alguna charla de alimentación. abrazo
    gaby
    http://alimentacionsinfantil.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  35. Me encantó! Qué lindo leer a tanta gente que quiere criar con amor, a pesar del resto! =) Desde hoy empiezo a seguir tu blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  36. Me parece maravilloso el concepto de fondo de este post y de los comentarios. Estoy de acuerdo, las mujeres, las madres no siempre somos serenas, dulces y acogedoras, incluso podríamos decir... pocas veces lo somos. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en asociar esa sombra con las "brujas" porque eso es reproducir un estereotipo que el patriarcado nos hizo mamar: las brujas viejas, malas, feas, que viven solas en el bosque.... No, las brujas son mujeres libres, solidarias e independientes. Así que, me gusta el pacto para que lxs hijxs avisen cuando aparece una mamá que no desean, pero lo de la bruja... no me gusta... Saludos a todas!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...