lunes, 13 de junio de 2011

El crimen de Alma

Imagen cortesía de Amor Maternal


Alma está siendo castigada como si de una criminal se tratara, sus derechos (todos) han sido vulnerados e incluso pisoteados como si fuera responsable de un crimen atroz ( ni aún en esos casos lo justifico...).

Ha sido brutalmente separada de su madre y con este hecho ha perdido su libertad. La libertad que da el amor, el placer, los deseos satisfechos, el vínculo piel con piel. Alma ha sido separada de la incondicionalidad y el calor de su madre para pasar a la frialdad de ser una entre muchos (41 para ser exactos), ha pasado de la voz que habla para ella, los ojos que miran para ella, los brazos que se tienden para ella para disolverse entre los muchos vacíos y carencias, entre los llantos y pedidos, ha pasado de ser única para ser una más, una invisible más.

Desde el 30 de mayo Alma está presa, presa del dolor atenazante de sentirse abandonada (no hay racionalidad que entienda lo que realmente pasa... "que te arrebataron de mamá sin su consentimiento, y mamá te ama y te busca y te llora y te lucha" solo hay una realidad tangible mamá no está y su ausencia desgarra y quema por dentro). Hoy, Alma está presa del hambre devoradora y angustiosa, sin saber si alguna vez será saciada de nuevo (como hasta hace 15 días) Alma hoy esta presa del vacío de cuerpo materno y amor concreto y tangible

El crimen de Alma es que a pesar de los pesares (que fueron varios) y de las circunstancias adversas contaba con vínculo entrañable, con cuerpo arrullador dispuesto y disponible y que ese hecho la convierte (como tod@ niñ@ amad@, acunad@, amparad@, respetad@) en un amenaza contra un sistema basado en la carencia y el miedo, un desafío hecho vida. El crimen de Alma ha sido tener una madre que la ama entrañablemente, cuando no debía, cuando de ella se esperaba que perpetuara la cadena de violencia y abandono...

El crimen de Alma es el crimen de la infancia que se manifiesta con la fuerza de la vida cáotica (si, como la lactancia respetada), desobediente y creativa y que por ello es condenada al maltrato y el desamparo para preservar una sociedad patriarcal que aunque a veces no lo parezca (sobre todo con historias como esta) está en vias de extinción.

Esta sociedad morirse se va a morir, pero lo hará antes sino seguimos siendo cómplices silenciosos, cómplices que repiten y perpetúan. Y no hay nada más revolucionario que el amor de entrañas, el que no conoce de "es por tu bien", "me duele más que a ti" y mañana me lo agardecerás" el que entiende que la vida nueva tiene prioridad y que es a su alrededor donde debemos nuclearnos.

Por Alma y por Habiba hay mucho por hacer: cartas por enviar, peticiones por firmar, concentraciones a las que asistir, grupos en los que apoyar, proyectos en los que participar, ideas por crear, puentes por tejer.

Y por lo cotidiano, por la vida y entorno de cada un@ hay más por hacer, siempre encontraremos ojos de niñ@s buscando el amor y el respeto en una mirada, un gesto, una palabra, que no dure un instante, ni un cambio de humor, sino que sea presente y permanente y siempre podremos ser adult@s más empáticos, amorosos, respetuosos, compremetidos con la infancia de lo que fueron con nosotr@s...

5 comentarios:

  1. El domingo allí estuvimos la familia, mientras Catu perseguía gatos y jugaba con su papá (aunque a pesar de lo amoroso y entregado que es me sigue prefieriendo a mí) yo repartía información entre los paseantes curiosos.

    ResponderEliminar
  2. Y que luego digan que priman sobre todo los intereses y bienestar de los menores. Qué hipocresía y qué injusticia!
    Y que nadie con poder en las instituciones mueva un dedo, es lamentable.

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras llegan al corazón... como sabes yo tengo una bebe de casi 8 meses, de la que solo me he separado una vez porque mi marido fue ingresado en el hospital, durante 1 noche. No puedo ni imaginarme estar separada de ella de esa manera y durante tanto tiempo... Mi mente se niega a creer que podamos vivir en un mundo tan insensible con el dolor ajeno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me parten en alma, es increible que en nuestros tiempos sucedan estas cosas. Siguen en mis oraciones, que pare el sufrimiento!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...