miércoles, 23 de febrero de 2011

Yo soy su madre

Cuando estaba embarazada de Kyara leí una frase, no recuerdo dónde, ni recuerdo de quien, que me tocó profundamente, seguro como todo gran encuentro llegó a mi en el momento justo, porque la verdadera suerte no está en el encuentro en si (ya sea éste con personas, ideas o cosas) si no en que ese encuentro se de en el momento exacto en que podamos reconocerlo. La frase decía algo así como: ojalá podamos decir yo soy su madre y no, es@ es mi hij@!

Parece un simple juego de palabras, pero alberga tanta sabiduría y es tan revolucionaria que hasta aterra un poco. Invita a invertir el orden de este sistema, a transformar las leyes que explicita e implícitamente gobiernan nuestra vida. Significa básicamente que la vida nueva tiene prioridad. Que no tenemos hij@s, si no que somos m/padres.

Confieso que  me cuesta horrores decir “mi hija”, porque Kyara no es mía;  el lenguaje tiene el poder de crear realidades y no quiero bajo ningún concepto que ella esté supeditada a mi. Ya bastantes limitaciones tengo como madre como para añadir en el lenguaje una trampa tan poderosa como la adjudicación de pertenencia. Pero decir “yo soy su madre” es aún más profundo que solo poner su nombre en vez de decir “mi hija”.

Porque, si yo soy su madre y soy consecuente con este nuevo orden,  están fuera de lugar las manipulaciones emocionales, el juego de “te quiero más, te quiero menos, me enfado si haces o dices, mira que triste que estoy”. Yo soy su madre, la reconozco tal y como es, la amo tal y como es, nada de lo que haga podrá cambiar ese hecho, nada de lo que diga tampoco. Yo soy madre, soy yo quien  da y ella quien recibe, soy yo quien tiene que ver que hace con sus carencias y vacíos, sus necesidades no resueltas, su desamparo acumulado y no ella quien con su comportamiento se endilga el trabajo de hacerme feliz y “facilitarme la vida”,  en definitiva son mías las responsabilidades y suyos los derechos.

Si por el contrario, nos movemos en la esfera de “ella es mi hija” siempre queda abierta la puerta a que algo que ella haga cambie ese hecho, aunque sea momentáneamente;  significa que puedo jugar con hacerla hija mía, la niña de mis ojos, el tesoro de mi vida cuando me satisface, enorgullece y agrada y decirle “no se a quien habrás salido” cuando se oponga a mis deseos y expectativas.

Si yo soy su madre es mi trabajo observarla y no solo darla por vista, observar sus deseos, sus intereses, sus amores y búsquedas  en vez de asumir que al ser “mi hija” es como yo, se lo que le conviene y además lo se todo sobre ella. Si yo su madre mi lugar es el silencio para que su voz se perfile y se escuche; es mi responsabilidad acompañarla y respaldarla en su camino, no en el que “mi hija” debería seguir. Soy yo quien debe confiar en sus ritmos y procesos, en su capacidad de aprender y aprehender y no ella quien debe correr al ritmo de lo que marca los estándares.
  
Si yo soy su madre, soy quien debe procurarle un mundo más amoroso, respetuoso, pacífico (lo que por cierto empieza por procurarle una madre cada vez más amorosa, respetuosa, pacífica) y no ella quien debe adaptarse a esta sociedad enferma. Soy yo quien debe generar un ambiente que reconozca y respete su identidad, su singularidad y no ella quien debe camuflarse y negarse a si misma para ser lo que lo que los demás esperamos de ella. Soy yo quien debe encontrar el coraje para hacer frente a mi mezquindades y miserias, la valentía para plantar cara por lo creo, la responsabilidad de hacerme cargo de lo que me corresponde y la conciencia de saberme en penumbra y no ella quien debe acostumbrarse a “que la vida es así”. Soy yo quien debe legarle más que mis “no puedo” o “hasta aquí llegué” y procurarle sostén y amparo para que vuele más alto

Si yo soy su madre mi regazo y  mi amor estarán siempre disponibles para ella. Si ella es mi hija podré negarle el acceso al sostén solo porque no es como yo deseo que sea.

No tengo dudas, es hacia “yo soy su madre” donde elijo caminar

15 comentarios:

  1. Uno puede decir "somos novios", pero ¿cómo podemos describir la relación con los hijos de un modo horizontal? Al parecer la jerarquía está tan naturalizada que no nos es posible nombrarlo.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, a partir de ahora intentare cambiar las palabras, creo que es bueno. Un besito

    ResponderEliminar
  3. Me encanto...en mi concepto, uno de los que mas me ha llegado....tal vez porque hoy YO SOY la mama de Simon, y SOY la mama de Silvana...y estoy ahi, a su servicio para la vida misma.
    Gracias Viole!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Puuufff tremenda reflexión Violeta...me dejas pensando para un buen rato.
    La raiz, tal cual la comentas, es como yo la pienso y siento, sin embargo a la hora de expresarme si que utilizo mucho "mi hijo, mi hija, mis hijos"...
    Aunque siempre digo, que mis hijos son MIOS, por que no son del vecino, pero que ellos solo se peretecen a si mismos.
    Lo que si tengo claro, es que no me siento su dueña, jamas me he sentido así...siento cierto sentmiento de posesion cuando se trata de alguien que yo veo como "amenaza", en la linea de : "ni te arrimes a MIS hijos o lo vas a lamentar".
    Esto que comentas es como el pedir perdon o decir lo siento, verdad?
    Un abrazo, me ha encantado la reflexion.

    ResponderEliminar
  5. Yo, la verdad, llevo bastante mal lo de los posesivos. Tengo muy claro que mi hijo, cada día que pasa es menos mio, cada vez es mas "de él" porque cada vez es más autónomo y me necesita menos. Creo que nuestro trabajo como padres y madres, es hacer eso, que sean independientes, que estén con nosotras/os porque quieren no por que lo necesiten, porque les poseamos. No son nuestros ni nuestras, son un regalo que tenemos que cuidar y devolver al mundo. Yo normalmente me dirijo a él o hablo de él por su nombre, lo que le identifica, no por que sea "mi" hijo. También lo hago con "mi" marido, que no es mio ni yo soy suya, estamos como estamos porque queremos. Las personas debemos ser libres, no pertenecer a nadie.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta, me encanta....que lindo leerte y que suerte que te encontre!!! siemrpe caigo en la trampa del MI...BESOS, LUCRE

    ResponderEliminar
  7. hola Violeta, sOy BAR BENTOS hoy estuve algo curiosa y llegue a este gran texto...y en el me siento reflejada de pensamiento. a mi tambien me cuesta decir "es MI hija" porque desde que nacio pertenece al Mundo, a esta Tierra... como me cuesta decir "YO" tambien!! a mi parecer esta practicamente sobre la misma linea del MI.
    Genial encontrar esto!!! me encanto!

    ResponderEliminar
  8. he descubierto tu blog y he estado leyendo varios post... me gusta tu manera de expresarte, tienes una visión muy clara y personal de la vida y eso me gusta. Que no te dejes llevar por la masa y pienses detenidademente en que es lo mejor para los tuyos.... y para ti.
    YA tienes otra seguidora.

    ResponderEliminar
  9. AYUDA ¡!
    Hola a todo@s. Quiero saber si alguien me puede ayudar o darme una opinion ,consejo, o lo que sea. En este momento estoy mal, llorando en realidad. La vida se me ha complicado de chica por problemas de depresion . Ahora con 37 años viviendo con mis padres de 74 mi hrno de 40 y mi hija de 6. Hay cosas que he logrado, como ponerme a estudiar hace 4 años y al mismo tiempo a trabajar como profe en un liceo. Así he logrado mejorar mi autoestima y ahora quisiera mantenerme sin ayuda de mis padres, que en algún momento no estarán,. Ya notarán quizás que soy muy dependiente. Ahora tengo 5 grupos en el liceo, eso no me alcanza para irme a vivir sola . Ya no soporto vivir con mis padres. La casa es grande ,pero me molesta que entre mi madre a mi dormitorio a traerme ropa o pasar para otra parte de la casa por mi cuarto. Además de sentir q no tengo intimidad, mi madre opina siempre sobre lo q hago o dejo de hacer con mi hija. Eso debo decir que si alguien esta deshubicada soy yo en vivir con ellos, en su casa, pero dije BASTA. Mi madre hace 5 años que dice q la niña es chica por eso se sienta a su lado en la cama hasta que se duerme totalmente. Yo he intentado comprenderla, convencerla de que eso esta mal, o darle la razon y ponerme en su lugar. Mi hija llora si no la dejo con la abuela, se ha convertido en un juego de manipulacion, . He intentado hablarlo con mi madre de todas las maneras q se me ocurren, pero ilusamente creo q puede cambiar y no es así. Hice una especie de trato con mi hija ,le dije que la abuela se iba a quedar sólo algunos dias, y luego me quedaria yo. Pero no lo cumplió, pues logran hacer lo q quieren. He pensado que podian ser celos de mi parte, analizo mucho si siento celos para no perjudicar a mi hija , soy conciente de q he delegado tareas en mi madre por lo que pago el precio. Resulta ahora la comida se la haré yo aunque sea raro q en una casa s cocine para 2 flias digamos. Me harte de buscar explicaCiones y comprender. Decidí decretar que se hace lo que yo digo porque soy la madre , creo q quice hacer las cosaS bien y salen mal. Estoy harta por eso escribo, me deshaogué. Se que este no es un problema grave, pero perjudica el lógico natural crecimiento de mi hija, y la felicidad mia y con eso alcanza.
    saludos, gracias por leerme
    No había publicado esto. Me levanto al otro dia, y vengo a leer nuevamente este artículo. M e ha ayudado más leerlo sin la angustia de ayer. He visto que estaba siendo muy MI hija. Me cuesta no perder mi criterio, me llevo por las opiniones de los demás en demasiadas ocaciones y el resultado no es bueno.
    Me gusto lo de que además de ser mas madre para Marti además lo que escribieron sobre decir “YO”. Crei que estaba cambiando para bien al decir YO más seguido ,…je que curioso, y que falta de sentido común (el menos común de los sentidos )
    Gracias por ser
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola soy la misma que escrbio antes. Creo que voy por buen camino. Si lo que les hago a mis padres, porque asi siento y deben sentir ellos, es feo, yo razono que es lo que estan paganado por haber sido los padres que yo no necesitaba. Las cosas se pagan en esta vida. Es lamentable que con mi edad no alla madurado y siga con problemas de adolescete. Durante 10 años de depresion (la peor enfermedad que conozco) no logre formar mi temple, y de alguna manera estoy quemando las etapas que no queme a su debido tiempo. Lo que no te mata te hace fuerte, frase que me ha seguido siempre. Ahora a ocuparse de lo importante mi hija que es un tesoro y quiero que sea de la vida. Mis peleas en esta casa la han marcado como a cualquiera. Supongo que me pasará factura como hago yo con mis padres. A prepararse para eso!!! Nunca estaremos terminados, la vida es una prueba constante y sonante. Saludos y gracias por leer!!! me gusta encontrar gente que aporta buenas cosas a la vida.
    No aburro mucho ? nooo no. ;)

    ResponderEliminar
  11. muy profundo y excelente este análisis...

    ResponderEliminar
  12. Al principio creí que venía por otro lado el tema. Me recordaba al "¡Porque SOY TU MADRE y punto!" que a veces escuché. Linda reflexión. Con Zami (hoy 10 meses), tengo un sentimiento curioso, más que "mi" hija, la siento como una niña que la vida ha puesto en mi camino para cuidarla y guairla, no siento posesión. Incluso con el tema de los aritos, la respuesta que doy al: "Ah! ¿es nena? pensé que era nene como no lleva aritos..." es que no me siento con el derecho de decidir perforar su cuerpo. Su cuerpo es de ella. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...