martes, 2 de noviembre de 2010

Siembras papas, crecen papas




Es ya bien sabido, documentado, estudiado y sobre todo vivido que la violencia genera violencia, que el fin no justifica los medios, que sobre los abusos, la sangre derramada, el sonido de la metralleta, el estallido de las bombas, la injusticia, la exclusión y la discriminación no podemos construir de la noche a la mañana y sin procesos de reconciliación y reparación un mundo en paz.

Se necesita tiempo, tiempo y amor para que las víctimas dejen de serlo más allá del cese de la violencia,  para que dejen de mirarse así mismas como oprimidas y vencidas y sobre todo para que puedan re-significar su historia, sus vivencias y sobre todo su presente; el miedo, las heridas, el rencor calan hondo, muy hondo y tienen raíces muy profundas e implicaciones insospechadas.

Creo que a esta altura vamos entendiendo individualmente y un poco más lentamente como sociedad que no es posible asesinar en nombre de la paz y el amor, que nada justifica la violencia ni siquiera el mundo rosa y maravilloso que construiremos una vez vencedores. Porque la violencia, no importa su razón, ni meta alimenta la lógica víctima-victimario donde todos perdemos! 

La pregunta es, si esto lo entendemos a nivel macro ¿cómo es que seguimos esperando que de un niño maltratado, violentado, abusado, ignorado y abandonado surja un ser humano amoroso, creativo, autónomo, responsable, generoso… de eso solo puede surgir un “hombre de bien” o lo que es igual un autómata de esta sociedad violenta y consumista. Cómo es posible que sigamos defendiendo prácticas tan absurdas como dejarlos llorar para que no nos tomen el tiempo,  hacerles saber quien manda desde chicos para que de adolescentes no se te escapen de las manos, negarles nuestro amor, calor y atención para que no se vuelvan egoístas y demandantes, dejarlos a merced de sus pesadillas y terrores nocturnos para que desde chicos aprendan el don de no importunar a los “importantes”, partiendo de la base que son manipuladores y agresivos? Eso sin contar los castigos, golpes, gritos, abusos, manipulaciones y maltratos de todo tipo, que ya son el no va más de la incoherencia (“es por tu bien”, “más tarde me lo agradecerás”, “a mi me duele más que a ti”).

Sin entrar en el terreno de la moral y la ética, imaginemos por un momento que llevamos a cabo un “revolución” donde eliminamos a todos aquellos que ejercen la violencia, a todos los injustos, malvados, egoístas... Una vez hecho esto instauramos un mundo de amor, paz y respeto… suena al imperio del miedo no? Donde acatamos y obedecemos por miedo a desaparecer.

Traslademos esto a nuestros niños, a fuerza de voluntad y violencia desterramos de ellos todo lo que nos parece no deseable y apropiado, ¿qué queda? Un ser humano violento y violentado, victima y victimario.

Realmente me canso de escuchar la gente (y de verme a mi diciendo)  que quiere un mundo mejor y ver como luego maltratan a un niño, porque no es coherente, no es consecuente, es sólo bla, bla, bla. Y cuando hablo de maltrato no me refiero solo a castigo físico, si no a los innumerables actos de violencia que cometemos hacia ellos cuando somos indiferentes e indolentes a sus necesidades, cuando los agredimos verbalmente, cuando les negamos el acceso al amor y al contacto físico como castigo, cuando los manipulamos y esperamos de ellos obediencia.

Obvio, no somos perfectos, somos hijos de formas de crianza y educación que propician la violencia, la exclusión, el miedo, el autoritarismo… pero si somos capaces en nuestra infinita “bondad” de dedicarle pensamientos y acciones de amor y respeto al resto de la humanidad, por que no empezar por casa, por que no cuestionarnos las prácticas de crianza y las creencias que las sustentan… hasta cuando vamos a seguir pensando que un bebé es malo, egoísta y caprichoso por naturaleza y somos nosotros los adultos “buenos” quienes estamos en la obligación de reconducir y adiestrar su siniestra naturaleza.

Aprendemos lo que es el mundo y lo que podemos esperar de él en función de las vivencias de nuestra infancia, en brazos del amor o el abandono decidimos quienes somos y que merecemos. La pregunta es entonces ¿qué mundo y que visión sobre si mismos queremos legarle a nuestros hijos?

No creo que estemos irremediablemente condenados, siempre es posible tomar conciencia y virar el rumbo, aunque también creo que la fuerza necesaria para hacer esos cambios, para desafiar a nuestro personaje y cuestionar aquello que hicieron de nosotros surge del amor, el respeto y la contención que hemos recibido de niños, por pequeño que este parezca. Porque para creerte merecedor de amor haz tenido que vivirlo aunque sea por un instante

Llenémoslos de besos, juegos, risas, de amor solo por el hecho de ser, de contacto y piel, de alegría por su existencia. Y sobre todo, dejemos de justificar nuestra violencia, nuestros crímenes cotidianos hacia ellos desde el supuesto amor y la necesidad de límites y normas, hagámonos cargo de lo que ese maltrato realmente significa son nuestras limitaciones, impaciencias, carencias y miedos las que ejercen el golpe, el grito, el abuso, la manipulación. Ellos ni lo necesitan, ni lo están pidiendo es nuestro dolor infantil y su necesidad de venganza, nuestro miedo a pensar, cuestionar y salirnos del caminito estipulado lo que nos lleva a repetir la historia.

Queremos paz, criemos desde la paz, no para la paz.

11 comentarios:

  1. Sos mi idola!!!!!...gracias por poner en palabras tan claras y contundentes tanta verdad!!! te adoro!!! Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE!!! Ya lo estoy publicando en mi muro!
    Luz

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso hija preciosa.
    Gracias por estas palabras inspiradoras, Gracias por compartir tu sabiduria, tocar nuestros corazones y marcar la diferencia.

    Te amo.
    Me siento orgullosa de ti

    ResponderEliminar
  4. July!!! el día que no comentes me voy adeprimir jejeje! gracias! y ten en cuenta además que estás reflexiones las vamos construyendo en comunidad, son aportes de todos, se van gestando entre todos! te amooo!

    Luz!!! Bienvenida!! que ilusión tenerte por aquí!!y a Mateo y a Manuel contigo!!!

    ResponderEliminar
  5. Mamaaaaaaaaaaaá!!!! mi mammá escribió en mi blog! Mi madre la contra-corriente, la que sueña en grande, la valiente y amorosa, la que siempre me dice ¡adelante!. Gracias mamá!!! te amo!!! Este camino lo iniciaron papá y tú!

    ResponderEliminar
  6. qué lindos!!!!!!! muy bonito como escribes, expresas muchos de nuestros pensamientos... te leemos desde Canarias, tú dónde estás? saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Patricia!!! Bienvenida! yo ahora vivo en Buenos Aires, aunque no se muy bien donde esté el proximo año jejeje.... Gracias por leer y sobre todo por escribir!!!

    ResponderEliminar
  8. Violeta, mil gracias por este post es algo que hasta hoy no he sabido como explicarselo a mi esposo pues el y yo no compartimos el metodo de crianza... el se dejo llenar los oidos por todo lo que se dice sobre "saber educar" y constantemente tenemos peleas por este tema, hoy le envie a su e-mail este post.. es tan claro y preciso que estoy segura cambiara de parecer....
    y dejame decirte que escribiendo cosas como estas estas CAMBIANDO EL MUNDO =)
    Besos.
    Mamadeyeiyei

    ResponderEliminar
  9. Hola Mamadeyeiyei!! Bienvenida! Qué alegría tenerte por aqui! Gracias por tu palabras! Espero que pueda contribuir en algo ;) ¡¡Cambiamos el mundo cambiando las formas de crianza!!
    Besos enormes y espero volverte a encontrar!!

    ResponderEliminar
  10. muy bueno, gracias por expresar tus pensamientos, la lucha comienza con nuestra forma de criar a las criaturas
    saludos entrañables

    ResponderEliminar
  11. Violeta... no me canso... o sí me canso, pero no puedo parar de leer tu blog... la vrdad es que me siento una pésima madre... porque si bien todo esto que vos escribís lo siento casi como mío hay veces que me supera la realidad, una x situación, y se me va todo esto que trato de re-aprender segundo a segundo al tacho. La verdad no tengo ovarios para darme de lleno contra el sistema... pero hago lo posible por no dejar de criticarlo..
    Te agrdezco esto de expresar "semipúblicamente" lo que sentís.. (gracias a Dios hay gente que lo puede hacer). Sabés que para mí leerte es como si mis ideas las pudiera materializar? Sentir que hay alguien en este mundo que siente parecidísimo a mí? Decirte que tengo miedo por no poder mandar todo a la mierda y arrancar a mis hijos de una estúpida escuela me llena de dolor...
    Te sigo leyendo.. gracias!

    Paula D.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...