jueves, 11 de noviembre de 2010

Lo siento hija...

No voy a pedirte disculpas, porque no voy a ponerte en la obligación de perdonarme.

Solo quiero que sepas que lo siento, por todas aquellas veces en las que me miraste buscando amor y mis ojos no supieron entregártelo, porque el amor siempre está ahí. Soy yo con mis años de aprendizaje y corazas, mis heridas y carencias, soy yo la que aún no termina de entender que un segundo de amor puede disolver y prevenir años de dolor y enojo, soy yo la que aún no comprende la fuerza de la fragilidad y va por la vida con la armadura puesta.

Lo siento hija, por todas aquellas veces que te he hecho sentir que tu eras el problema, cuando he sido yo, he sido siempre yo, con mis miedos, mis vacíos, mi mundo adulto y sus mezquindades. Yo con mi historia vivida, mis "verdades" aprendidas, mis defensas construidas. Soy yo hija, con mi paradigma viejo y obsoleto donde solo es posible ganar o perder. Yo que sigo creyendo a veces que tener la razón vale más que generar el encuentro.

Lo siento por todas las veces en que no he sabido transitar mis límites e impaciencias y la escena ha terminado en grito, cuando además es tan fácil subirse a lomos de tus sueños e irme por un rato a vivir en otro cuento.

Por todos los momentos en los que en vez de un juego puse un ¡ahora no! Por marcarte límites donde debería haber un mundo por explorar y descubrir, un asombroso universo donde reinventarnos y reinventar el mundo. Por creer a veces que contención y seguridad es igual a comodidad personal

Por las horribles veces en las que he puesto lágrimas en tus ojos en vez de risas en tus labios.

Lo siento por encerrarme en mi mundo, con mis afanes de protagonismo, mis miedos de abandono, mis egoísmos y yoísmos; cuando el tuyo es el nuevo, el inclusivo que me invita a crear y descubrir.

Por todas las veces que he impuesto sobre ti mis expectativas y sueños. Soy yo que aún arrastro sueños incumplidos, mis “podría haber sido” y no me hago cargo de mis anhelos profundos.

Hija, llegaste a mi con toda la fuerza de la vida nueva que se abre paso sin pedir permiso, rompiendo todos mis esquemas y desmontando mis cimientos y yo aún a veces siento vértigo al cambio, miedo a saltar en tu revolucionario universo.

Este mundo lo camino desde hace algunos años más que tú y desafortunadamente las heridas y tristezas todavía se me agolpan en la garganta, los ojos, los brazos y el corazón. Y lo que es peor, las creencias heredadas, las verdades acatadas aún me impiden ver lo obvio de tu vida y el mundo que con tu amor y presencia propones construir.

No soy culpable ni tampoco víctima de nada de esto, solo responsable y es desde ahí, con todo lo bueno y lo no tan bueno que hay en mi, desde donde te digo: lo siento hija, sigo aprendiendo.

16 comentarios:

  1. Lo siento Hija
    Y una vez mas, Gracias Hija.
    Me impulsas a ser mejor cada dia

    Te amo

    Mama

    ResponderEliminar
  2. Estoy llorandooo!!!! ufff!! y creo q mas me emocionó el comentario de tu madre q tus palabras que ya me penetraron hondo...

    No tengo palabras... tu las usas mejor q nadie...y siento que todo lo que escribes es sobre mi...

    GRACIAS Hermosa Mujer-Madre!!!! Gracias Viole! Gracias hermana! Gracias amiga!!!

    ResponderEliminar
  3. que bonito Violeta, aunque pienso que las madres que hemos dado todo el amor a nuestros hijos alguna vez nos habremos equivocado pero no ha sido nuestra intención, sí tenemos que aprender y rectificar pero no podemos sentirnos culpables de algo que hicimos en la ignorancia y queriendo muchisimo a nuestros niños.

    ResponderEliminar
  4. yo también lo siento hija, estoy muy muy muy orgullosa de ella y no tanto de mí, sigo en la lucha por desaprender lo que creía saber y por aprender cada día más de ella que es mucho mejor maestra que yo...Salma

    ResponderEliminar
  5. Pedir perdón es una lección de humildad para nuestros hijos. Les enseña que no pasa nada por equivocarse, que los errores son oportunidades para aprender, les enseña a ceder, a plantearse, a estar atentos y ser abiertos. Me ha encantado leerte. Todos los padres quisiéramos ser perfectos, pero nuestro mundo y el suyo son tan distintos... Tenemos suerte de ser conscientes de nuestras limitaciones, de poder darnos cuenta de nuestros errores para, al menos, poder disculparnos con ellos. Cuántos hijos jamás habrán oído de sus padres un lo siento... Gracias Violeta por expresar el sentimiento de muchas de nosotras en estas disculpas que bien podrían haber sido a mi hija, y a muchas otras hijas de madres maravillosas que lo intentan cada día y algunos, sólo algunos días, no consiguen hacerlo tan bien como se lo propusieron.

    Sonsoles

    ResponderEliminar
  6. MARAVILLOSO...
    Se mi piantó un lagrimón!!
    Varios en realidad...
    Gcias por tanta ternura y transparencia derramada en tus palabras!!
    Luz

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito, qué humildad y amor, estoy llorando.

    ResponderEliminar
  8. Tengo la voz entrecortada, lo leí con mi Simoncito! Es impresionante cómo reaprendo de la vida y aprendo de mis hijos! En tan sólo 14 meses de vida. Me preguntó porqué esta sociedad volvió algo tan normal el ser papá o mamá,lo toman tan a la ligera y de generación en generación se volvió como un requisito más que un motivo de crecimiento, construcción, aprendizaje, una infinidad de cosas por conocer!
    Ayer tuve un día fuerte, y este texto Viole me llegó al alma, gracias por recordar todo ésto, gracias por recordar que apesar de tener errores hay maneras de reconocerlos y enmendarlos! Gracias por acompañarme en este nuevo camino de madre con tus enseñanzas!

    ResponderEliminar
  9. Como decimos en Colombia ¡que pena con ustedes!{No soy madre aún y tal vez por eso es que tengo una sensación contraria a la que muchas han expresado en sus comentarios}... pero me da repeluz (espero se entienda), como se equipara el "lo siento" con: pedir disculpas, pedir perdón, etc...

    Estas palabras de Viole, más que un ofrecimiento de disculpas, me llegaron a mí como un: me reconozco en mi imperfección...
    Creo que por ello Viole empezaste con: "No voy a pedirte disculpas,porque no voy a ponerte en la obligación de perdonarme" Y no pongo esta discusión por ñoña, o por cositera con las palabras, por el contrario, porque cada vez me convenzo que el lenguaje crea realidades y porque creo que este espacio es precisamente para que continuemos la reflexión, discutamos y nos nutramos entre todos y todas...

    El reconocernos en nuestra imperfección, creo, es uno de los mejores ejercicios que tenemos que hacer los humanos: madres, padres, tíos, amigos, amantes, en fin... Si queremos ser realmente humanos... o más bien volver a ser humanos...
    Y es mucho más importante que madres, padres, profesores, maestros, pedagogos, todos aquellos que realicen o creamos que realizamos alguna labor de "enseñanza" con niños y niñas, que evitemos caer en uno de los grandes errores que solemos cometer y es buscar: la inexistente perfección... porque de esa gran insulsa hazaña es que se deviene el: menos mal madre no hay sino una!! Y no traigo esta frase por lo bello que es ser o tener una madre, sino por lo mucho que los adultos cohartamos en nuestros niños, por las infinitas libertades que cohartamos en quienes están aprendiendo el mundo desde nuestras limitaciones, desde nuestros NO, desde nuestros formalismos, desde nuestros cálculos racionales... Y cuando son adolecentes terminan diciendo: COMO JODE MI MAMÁ!

    Cuando se busca la perfección se niega la libertad del otro ser... y eso no pasa solo con las madres, sino con los que pretendemos cambiar a otra persona, en lugar de aceptarla tal cual es, de observarla y aprender... Porque es justo allí, cuando negamos nuestra condición humana, cuando batallamos con nuestra humanidad, es que precizamente nos des-humanizamos!!

    En fin... igual Viole y Kyara gracias por dejarnos escucharlas!! Las amo y extraño!!

    ResponderEliminar
  10. Yo no tube esa sensación cuando leí los comentarios, mas bien creo que reconocemos nuestros fallos y limitaciones, con lo cual tambien reconocemos y asumimos los de los demás como tú dices en nuestra condición de humanos, también pienso que muchos fallos son o fueron evitables, en cuanto a lo que me siento responsable, no culpable, no voy a autocastigarme por ello pero tampoco encuentro nada negativo y no reprimo un lo siento o un perdón si me equivoco como un intento de mejorar no en busca de una perfeccón efímera sino de ser mejor persona y mejor madre.
    Precisamente el perdón es también meramente humano e inevitablemente unido a reconocer nuestros fallos e imperfecciones, todos nos equivocamos, por eso los lápices vienen con goma detrás, no voy a saltar por encima de un fallo sin reconocerlo primero, porque no me suena a asumir mi imperfección sino que me suena más parecido al conformismo, yo elijo en mi mayor expresión de libertad mis aciertos y herrores, y no voy a consentir que otro cargue con mis herrores sin por lo menos pedirle disculpas, en cuanto a mis aciertos, si los carga, se los regalo con todo el amor de mi corazón... Salma.

    ResponderEliminar
  11. Me uno a este sentimiento, que aunque sea tuyo Violeta también lo siento mío. También has llegado a mi corazón!
    Pero lo que más me ha llamado la atención es el comentario de tu Mamá, es muy fuerte! por desgracia el caso de mi madre sería a la inversa y el de muchas de nosotras.
    Tienes mucha suerte de tener a una madre así, al igual que la tiene Kyara.

    ResponderEliminar
  12. Hola todas!!! y bienvenidas las nuevas!!! gracias por sus comentarios y aportes. Tienes mucha razón Ana, dicen que uno aprende a ser madre con su madre, como verán la mía me abonó mucho camino y sigue dándome grandes lecciones de maternidad, amor y humildad! Besos enormes a todas!!!

    ResponderEliminar
  13. Ivonne!! Gracias por tu aporte amiga! He leido y releido los comentarios y tengo que ser sincera, yo tampoco tengo esa sensación.

    Entiendo perfectamente que la palabra perdón y disculpa estan directamente relacionadas con relaciones jerarquicas, de poder y tendientes a la idealización. Sin embargo aqui no encuentro eso, hay mucho más corazón que razón. No es fácil saber que tus impaciencias y exabruptos maltratan a tus hijos, mucho menos cuando lo ves en directo, en esos casos nuestros "errores" adquieren un peso y una dimensión enorme.

    Me encantaría eso si, invitación formal, que si quieres nos expliques y nos cuentes un poco más sobre esto, creo que es importante modificar muchas cosas desde la raíz y no en vano somos la sociedad que somos porque tenemos el lunguaje que tenemos, así que aprender de ti sería un placer! a te dejé comprometida! Besos y yo también te amo y te extraño!

    ResponderEliminar
  14. ... llegar a tu blog con esta entrada, sin haber leído nada más, fue mágico.

    ... es increíble cómo tenés la capacidad de hacer de tu voz la voz de muchas... me encantó leerte, me emocionaste.

    .. aquí me quedo. Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Laura!!! bienvenida!!! gracias por tu palabras!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...