domingo, 7 de noviembre de 2010

Marcar la diferencia





Ayer leí este maravilloso artículo, Cumpliendo Sueños de Sonsoles de Respetar para Educar  (una página imprescindible)  y llevo con el dando vueltas, acompañándome desde ese momento, como una vocecita que me susurra, me hace recordar y reflexionar...

Yo fui una niña “anormal”, nacida en una familia muy poco convencional, en un entorno  más que diferente, en un país de realismo mágico. Mi padre fue un hombre coherente, mi madre aún lo es, muy coherentes,  creo que solo en una cosa hicieron oídos sordos a su coherencia y con ello me pusieron en el lugar de no encajar; la elección del colegio, un colegio normal con todos los artilugios de la educación tradicional! Estoy segura, ahora que miro hacia atrás que esa decisión la tomaron cada uno desde su niño interno, desde aquel que cada uno fue, dolido de ser el diferente, sobrepasados por nadar siempre a contra corriente, con las burlas y críticas que recibieron rondándole en los oídos. Fue una decisión desde esos niños que fueron y no desde los adultos que eran, que sobrevivieron eso y se hicieron grandes en su diferencia.

Lo cierto es que yo quede atrapada entre la “anormalidad” (léase libertad y respeto) de mi familia y la “normalidad” (léase represión y uniformidad) de mi desafortunado segundo hogar. Con otro sistema escolar y otra realidad social eso podría haber sido más llevadero, pero tal y como están pensados eso ámbitos en el país en que nací y crecí el segundo hogar tiene la fuerza (a fuerza de horas de presencia y realidad impuesta) de erigirse en un todo poderoso condicionante, un referente vital en la construcción del yo y el mundo circundante. No nos digamos mentira, cuando vas al colegio 8 horas por día, esa realidad artificial y alterna se transforma en la más potente e indiscutible verdad.

Con lo cual crecí con la sensación de no encajar, de no pertenecer, de ser mala o tener algo erróneo y equivocado en mí. Con todo el dolor, por la niña que fui, por mis padres y los niños que fueron,  puedo decir que ellos desde su miedo repitieron conmigo la historia. Afortunadamente nunca dejé de tener padres “anormales” y de ser una niña “anormal” y hoy puedo cuestionar la "normalidad" de esta sociedad, que para mi no es más que otra forma de promover la esclavitud a un sistema que carece de amor, alegría, sueños cumplidos, autonomía y creatividad.

No creo que exista eso de ser "normal", es una mentira que se han inventado y nos hemos creído para poder  mantenernos como civilización en los límites de lo deseable y esperable, es una invención más de la necesidad de masificar deseos, sueños, expectativas y necesidades, así seguimos controlables y controlados y se mantiene el status quo, ese que genera ansia de poder, control y acumulación.

Frente a la crianza y la educación, que es lo que aquí nos compete, nos venden la “normalidad” como algo conveniente a nuestros intereses de adultos: con niños “normales” siempre puedes continuar con tus importantes actividades adultas, con tu correr detrás del sueño imposible que conseguirás después de la última compra, adquisición, premio o reconocimiento, que por supuesto te dejará con hambre de la siguiente compra, adquisición, premio o reconocimiento. En realidad de lo que tenemos es hambre de ser reconocidos y amados por quienes realmente somos, hambre de ser únicos y diferentes, así como lo fuimos antes de someternos.

Supongo que sobra decirlo, pero no conozco a nadie "normal", conozco gente ( y me conozco) que a fuerza de desamor, manipulación, presión, premios y castigos encaja más o menos en el molde pre-establecido. En realidad conozco distintos niveles de prisión.

No hay nada más antinatural que lo que se espera "normal" cuando eres niño (no toques, no te muevas, no hables, ahora no, espera, compórtate, siéntate bien) con ese molde no hay niño normal posible, hay niños y por ende adultos coartados y mutilados. ¿Por qué cómo niños nos adaptamos y normalizamos? Porque sentimos peligrar nuestra supervivencia  (creo que los seres humanos nos nutrimos de amor, calor, contención, respeto y entre más chicos mas imperiosa esa necesidad) con lo cual aceptamos el molde a cambio de amor (amor manipulado, pero amor) y porque, además esta sociedad está tan loca que a los niños les importa más la felicidad de los adultos y están dispuestos a entregar más a cambio de ella que lo que nosotros somos capaces de dar por ellos. ¿Irónico no?, Nosotros les damos la vida y luego se las exigimos, exigiéndoles la “normalidad” al servicio de nuestra felicidad. Robamos su vida al decirles qué, cómo y cuándo ser, al poner sobre ellos etiquetas y reglas “anormales” para hacerlos “normales” (funcionales y desconectados).

Lo que he ido entendiendo con el tiempo es que ser "anormal" no es difícil per se, el problema es crecer en entornos que premian la uniformidad y aíslan lo diferente, por eso una de mis grandes responsabilidades con Kyara es generar para ella un entorno respetuoso y enamorado de su “anormalidad”, tendiente a escuchar sus necesidades y deseos, a mirarla como única e irrepetible, dispuesto a decirle ¡tú puedes!, ¡yo creo en ti! y a exigirle que no acate, que no se acomode, que no sea lo que esperamos de ella. Y eso empieza por despertar y fortalecer mi propia “anormalidad” por re-encontrarme con aquella niña “anormal” tomarla de la mano y mirándola a los ojos decirle: sobrevivirás, te harás fuerte y serás feliz.

Criar en la diferencia, desde la mía y propiciando la suya, es también criar para aceptar la diferencia del otro, es apostarle a la rebeldía de ser distintos, de construir una sociedad donde quepamos todos y donde el punto de unión sea el respeto por la vida, la alegría de vivir y el amor por el hecho de existir.

8 comentarios:

  1. Me halaga haberte inspirado estas reflexiones tan ciertas y profundas. Has ahondado aún más en el tema, me encanta como lo enfocas, tu humildad y tu trabajo de introspección, tu sabiduría desvelando las claves para no cometer los mismos errores, tu amor y comprensión hacia los que se equivocaron tratando de hacerlo lo mejor posible. Así somos todos, cometiendo errores con las mejores intenciones y no está de más recordar cada día, que tal vez un poquito de lo que hacemos "por el bien de nuestros hijos" ni siquiera lo hemos consultado con los principales interesados: LOS NIÑOS

    Besos!!

    Sonsoles

    ResponderEliminar
  2. Por un momentono no sabía si estabas hablando de tí o de mí, muy lindo y que viva la diferencia...

    ResponderEliminar
  3. No sé como lo ves Violeta pero a mí mi niña interior me sirve de refernte precisamente para no repetir patrones, a veces cuando necesito un abrazo sólo tengo que darselo a mi nana y ella llena todo el amor que necesito e incluso el que necesité en su momento, y así me ayuda a ir cerrando viejas heridas, total que nos ayudamos las tres, x diosss creo que estoy divagando...

    ResponderEliminar
  4. Es complejo, ¿no? Recuerdo a una amiga "rara". Sus padres estaban separados. El era un empresario millonario y ella una tarotista esotérica sin un peso. El padre pagaba el colegio caro con la condición que fuese ese y no otro colegio. Para nosotras mi amiga y su madre eran "raras" pues comía orgánico en una época que aquí ni se oía de ello, escuchaba música oriental y vestía túnicas. Mi amiga, cansada de ser "rara", es hoy una mujer muy conservadora y tradicional. Sé que sufrió mucho con esta situación, respeto su dolor y su pena.
    Es por ello, que creo que educar en la diferencia, supone dar las herramientas y pensar en las estrategias para que los niños crezcan sintiendose apoyados en su ser distintos. No podemos protegerlos de todo, sea cual sea nuestra opción, pero debemos contenerlos mientras crecen.

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo!!! Bienvenida!!!no estás divagando, jejeje estoy absolutamente de acuerdo contigo y además pienso que eso requiere corage, para admitir que fuiste herida, para transitarlo y transformarlo. Porque siempre serás más cómodo mirar para otro lado, aunque no más fácil... es difícil vivir con tantas carencias! Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrea!!! diría que es mi historia, solo que mi padre no era millonario sino poeta! Pero el escenario muy parecido. Una de las tantas razones por las que el colegio puede ser letal. además es complejo porque muchos padres hacen esfuerzos enormes para que sus hijos accedan a ciertos colegios con la idea de "brindarles, asegurarles" un mejor futuro, cuando eso puede llegar a generar esta sensación de carencia o de "anormalidad". un problema generado por la cultura elitista del sistema educativo. Y si! Tienes toda la razón, la clave está en darles amor, contención, respeto y construir espacios donde sean apoyados y motivados en sus diferencias.

    ResponderEliminar
  7. Recuerda mi torpeza de no haberme apuntado al blog, buuu! Pero ahora que citas en la entrada de hoy este post, me da pie para comentar.

    Tener padres diferentes me parece una maravilla porque tienes desde dónde partir tu diferencia. Pero mis padres eran normales (profesor universitario y ama de casa, nada más normal), así que yo además de sentirme rara en el colegio, también era rara en mi casa y en mi familia extensa (excepto tres (entre primos y tios de la familia paterna) todos son académicos y ciéntificos, tres ovejas negras (una hare krishna vegetaria y policía de los ángeles, un comunicador social y negociante, y yo, antropóloga y madre con todas las colitas que me conocen). Rechazo, humillación y exclusión fueron la norma de mi infancia hasta los 12 años. Así que siempre pensé que la que estaba mal era yo y no sabía por qué, todavía me duele... y mucho, estoy en proceso de soltarlo...

    ResponderEliminar
  8. Vaya Zinnia! eso si es nadar contracorriente!... sentirse inadecuada es una de las peores cosas que hay... y mucho más si es en todos lados! Duel mucho, a mi todavía me asalta esa horrible sensación y eso que solo era en la "mitad" de mi vida
    Suerte tienen tus hijos que son apoyados en su particularidad, en su singularidad y rarezas!
    besos enormes!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...