jueves, 25 de noviembre de 2010

Hazte respetar!

                                                   Quién no ha escuchado esta frase?  A qué mujer (cuando se trata de relaciones con el sexo opuesto) no se la han dicho por lo menos una vez en la vida? A qué niño que sufre de abuso escolar no se la han repetido padres y maestros ?

Hazte respetar! Y cómo digo yo, cómo se va, cómo me voy , cómo nos  vamos a hacer respetar, si lo que nos han enseñando es que no hay el más mínimo respeto por nuestras necesidades y deseos cuando somos niños y más necesitamos de ello y encima somos etiquetados de egoístas, malcriados, “malos” por necesitar y pedir. Por obra y arte de que sortilegio vamos a aprenderlo cuando además repetidamente nos enseñan qué nuestra voz no cuenta y nuestro voto es nulo; de dónde vamos a entender que significa respeto si la mayoría vemos que mamá o papá tratan mejor a los desconocidos, tienen para ellos palabras amables y bellas sonrisas y para nosotros gritos, indiferencia, maltrato! pero de dónde vamos a aprender que somos seres merecedores de respeto.


Además ¡Hazte Respetar! Es una frase mentirosa y que esquiva el bulto, porque no se trata de cómo generamos relaciones, lógicas, prácticas donde primen el reconocimiento, el respeto, la responsabilidad;  todo lo contrario, esta construcción oculta una orden implícita de ¡imponte!, con lo cual habla de jerarquías, relaciones de poder, abuso. Esta frase tampoco trata bajo ningún concepto de criar o educar para la autoestima o el amor sino para no tener que hacerse cargo del respeto que cada uno le debe al otro, es casi como decir: a menos que me obligues no te voy a respetar.
El respeto es respeto, no es "ahora te maltrato y mañana hazte valer", mucho menos "hoy te inválido mañana quiérete lo suficiente como para no dejarte pasar por arriba" y el no va más "yo te humillo, pero tu respétame a mi". El respeto es acción no es bla bla bla, no se aprende razonando, ni teorizando, porque además aquel que se transmite a través del discurso solo es válido mientras me convenga respetarte, mientras respetarte no interfiera con mis intereses, mientras respetarte sea sinónimo de beneficiarme, eso no es respeto es manipulación!

Ningún ser humano criado con respeto necesitará jamás escuchar esta frase, porque habrá aprendido que es merecedor de respeto, amor y reconocimiento y no concebirá para otro algo distinto. No tendremos que decirle ¡hazte respetar! el solo sabrá buscar su lugar.

Hoy 25 de noviembre Día Internacional contra la Violencia de Género alzo mi voz para decir basta, como ser humano, como mujer, como hija de una mujer, como madre de una mujer ¡basta! Basta de hazte respetar y empecemos a respetar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...