jueves, 9 de diciembre de 2010

Les regalo la autoridad!

Me juzgan blanda, amorosa en exceso, permisiva y hasta negligente. Con lástima y a veces con enojo me dicen que me falta autoridad, orden, límites, reglas. Y yo les digo: les regalo la autoridad, es suya, pueden seguir comiendo autoridad, viviendo autoridad, respirando autoridad… yo prefiero subirme a lomos de la desobediencia, hacer caso omiso de la corrección, olvidarme de la jerarquía, mandar de paseo a la sumisión.

Soy madre, pero no  me convertí en madre por cuestiones éticas, con lo cual a mi hija sólo le llevo 28 años, lo que me da experiencia (y también condicionamientos, verdades aprendidas, heridas abiertas), pero no me da en ningún caso, derecho a ponerme por encima de ella para decirle qué, cómo, cuándo, dónde y para qué. Soy madre, pero no carcelera, ni represora, mi  palabra no es ley, mi figura no infunde obligación, ni pide obediencia, ni siquiera tengo la razón, ni la verdad.  Las reglas no las dicto yo, ni las ejerce Kyara, las construimos juntas en el día a día que vamos gestando...

Porque ella me ha enseñado que no necesita de normas, ni reglas para amar y respetar a sus semejantes, me ha demostrado que basta con amarla, cuidarla, respetarla y ella sabrá hacer lo mismo. Me ha revelado con su estar, con su maravillosa presencia y accionar en el mundo que su esencia es amorosa, creativa y respetuosa, que se conmueve con lo que le rodea, que se asombra con lo que descubre y que conoce del autocuidado y el cuidado por el/la otr@; que es la civilización, esta cultura tal y como la hemos creado la que atenta contra es principio. Que somos nosotros quienes enseñamos a golpear, dañar, maltratar, abusar. Ella no necesita de mi autoridad, necesita de mi compañía. Soy yo quien tiene que ponerse a su altura para reaprender y reconectar con la vida.

Nos hemos inventado esta absurdez del principio de autoridad y la obediencia debida, para no tener que hacernos cargo de las causas de la violencia y solo tratar los síntomas, para poder seguir creyendo que se tratar de ganar o perder y gana quien tiene la razón (por cierto, la razón también se las regalo); hemos legitimado, con teorías, estudios y a fuerza de historias repetidas, la necesidad de hacer de las estructuras fundantes de la sociedad (familia y escuela) espacios de orden militar (donde el acatamiento, la uniformidad y la sumisión se premian), para poner en otr@s el problema que es nuestro, para poder decir: l@s niñ@s necesitan disciplina, orden, reglas y obediencia y así no tener que aceptar: papá y mamá necesitan aprender a dar amor, cuidado, atención, presencia y permanencia. L@s niñ@s no nacen violent@s nosotr@s l@s hacemos violent@s y sus desafíos y rebeldías son la manifestación de la vida que aún se niega a doblegarse al desamparo y desamor.

Y si! Si me lo preguntan si! Quiero criar una pequeña salvaje insumisa conciente de su fuerza, de sus deseos y necesidades, capaz de conectarse con su voz profunda y reconocerse en sus miedos y angustias. Libre y creativa capaz de ir hacia adelante sin importar lo que opine esta enferma sociedad!

Lo cierto es que la autoridad, la obediencia, la uniformidad nos trajeron hasta aquí: la cultura del miedo, la exclusión y la violencia, así que la verdad peor no me puede ir!

14 comentarios:

  1. Fantástico. Una buena época para hacer regalos. ;)

    ResponderEliminar
  2. Si!!!...genial!!! Que bueno sería poder poner en el arbolito de unos cuantos estos regalosss!!!

    Te quiero hermosa!!!

    ResponderEliminar
  3. La autoridad... ah palabra, ah concepto... justo ayer tuve uno de esos grandes encontrones con la autoridad... pero resultó no ser un encuetro de respeto, de reconocimiento de la diferencia, de construcción conjunta, pa ni mierda!! (disculpen la expresividad pero es lo que me nace decir)... me encontré con la autoridad que en aras del "respeto" busca es la sumisión, la imposición y el miedo, donde se asocia miedo a respeto... Además, fue un encuentro donde el ejercicio de la autoridad no provenía de la ley, ni de la policía, ni de mi jefe, sino de mi familia... tenaz en lo que nos hemos convertido... resulta que en pro del respeto está bien agredir a tu familia... si, yo se, no estoy con un ojo morado, pero si con los ojos hinchados de llorar porque me duele sentir que fui educada para que respeto signifique imposición, para que el silencio le otorgue a los otros el derecho de violentarme, que obedecer reglas de convivencia signifique permitirle al otro que haga lo que se le de la gana con mi individualidad... y si, no hubo golpes, sólo uno que otro grito, pero sentí humillación, indignación y una profunda ira... Y esto me pasa a mis casi 28 años!! Así que me pregunto qué sentira un niño que es abusado, violentado con una correa, con una chanquleta o con una palmmada? Y todo esto para que ENTIENDA una serie de normas que él no ha creado, que ni si quiera entiende, y que además no le interesa, porque él no pidió ni siquiera venir a este mundo, a esta sociedad tal cual está, y si decidieron traerlo pues es problema de quienes tomaron esa decisión... CARAJO DE CUANDO ACÁ ESTÁ BIEN AGREDIR A SU PROPIA FAMILIA POR LA DEFENSA DEL RESPETO? Ese no es el mismo argumento de las guerras justas?
    En fin... a veces me cuesta mandar como Viole todos las autoridades pal carajo, igual aún no soy madre, así que creo que aún tengo tiempo para seguir construyendo qué criterio tendré en mi maternidad sobre la autoridad y la disciplina, pero soy tia e hija... y me duele, me duele ver, sentir y vivir como nos hemos acostumbrado a agredirnos, así sea "poquito" "leve" "con una pinche pelea", dentro del núcleo más vital de los humanos, la familia...

    IVONNE

    ResponderEliminar
  4. Feliz vida criando a una futura criminal, si es que sobrevive.

    ResponderEliminar
  5. Cría cuervos y te sacarán los ojos. Lo gracioso es que después "la culpa es de la sociedad".

    ResponderEliminar
  6. Creo que estás confundiendo autoridad con autoritarismo... te recomiendo un libro: "Todo lo que necesitas saber para educar a tus hijos", de Bernabé Tierno... Por cierto, los niños SÍ necesitan reglas, dejarles hacer lo que les de la gana es ser permisivo, y las consecuencias en la educación de los hijos son tan malas como las consecuencias que sufren los hijos de los padres autoritarios

    ResponderEliminar
  7. Vengo de la fiesta de la guardería de mi hijo que tiene 15 meses y he tenido que escuchar a la profe que me dijera que tengo que obligar más a mi hijo... que si no se saldrá siempre con la suya... y sí me he sentido profundamente agredida y con ganas de no volver...
    Y ahora te leo, me siento identificada, no quiero cambiar mi forma de pensar, no tengo referentes, amigos padres, estamos un poco solos en la crianza de nuestro niño, en nuestra forma de pensar y a veces me hacen dudar, puff

    ResponderEliminar
  8. Alex!! Bienvenida!! Gracias por tu comentario, gracias por confiar tu experiencia! Siento mucho lo que les ha pasado en la guardería y entiendo perfectamente que no tengas ganas de regresar y si, lo cierto es que es una agresión, el problema es que hemos normalizado tanto ciertas pautas de crianza que parece que no hay como marcar la diferencia. Entiendo tu sensación de soledad y dudas, nunca es fácil nadar contra corriente, mucho menos cuando te acusan de estar "dañando" y atentando contra tu hij@.
    Para nosotros ha sido muy importante ir leyendo experiencias y reflexiones de otr@s padres/madres en esta increible blogósfera, creo realmente que hemos ido construyendo una tribu que nos da conteción, convicción y fortaleza; de esa extraña manera, a través de la red, no estamos solos, criamos en tribu.
    Sólo puedo decirte: escucha lo que te pide el cuerpo, lo que dicta el amor por tu hijo, ahí reside la mayor sabiduría. Y sobre todo míralo a él, escúchalo nadie como él para decirte lo que necesita.
    Aqui siempre tendrás un espacio, para eso somos tribu!
    Besos enormes! Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Anónimos! Bienvenidos. Ante todo gracias por la preocupación que manifiestan por mi hija, sin embargo estoy convencida que si hemos sobrevivido a la violencia, el desamparo y la indiferencia de sobra podemos sobrevivir al amor, el respeto y el respaldo.

    Por otro lado, gracias por la recomendación del libro. Sin embargo no, no es una confusión de términos, mucho menos de conceptos, estoy hablando de autoridad. La considero un ejercicio jerárquico y vertical, yo no soy quien para ponerme por encima de nadie, mucho menos por encima de un/una niñ@. La autoridad trae implicita la obendiencia y el acatamiento, cuyos estragos a mi juicio son innegables. El autoritarismo por su parte, es solo subir el volumen a este fenómeno. Las palabras se "cargan" de significado en función de las prácticas y creencias que vamos vinculando a ellas, más allá de lo que pueda decir las RAE.
    La autoridad, para mi, sostiene a la sociedad patriarcal y responde a la idea que es necesario un ente controlador y represor en lo micro (padre/madre por ejemplo) y en lo macro (estado, instituciones afines) y que además l@s niñ@s son seres vacíos a los que hay que moldear a imagen y semejanza de l@s adult@s.
    Más allá de eso, ¿quién dijo que no necesitamos reglas? Hay reglas de juego cuyo sentido es dar respaldo al desarrollo y crecimiento de l@s niñ@s, sólo que el fin no justifica los medios, que mi hija necesite ciertas reglas para preservar su bienestar, el de l@s otr@s y/o el del entorno no me da derecho a imponerme y ejercer mi autoridad sólo porque es más cómodo o más fácil para mi un ejercicio de intervención que de interacción. Y creo además, que esa reglas se transmiten con el ejemplo, en el trato que ell@s reciben y que nos ven entregar aprehenden esas normas. Cualquier intento de marcar una norma sólo desde el discurso es un hecho vacío y carente de significado.
    En algo estamos totalmente de acuerdo la negligencia y el autoritarismo son las dos caras de la misma moneda y las dos son opciones violentas y niegan al otro/otra.

    Gracias por comentar y de corazón espero que la intención haya sido abrir un diálogo, no sólo marcar su postura y ofenderse un rato, en cuyo caso ojalá la próxima vez pueda saber sus nombres

    ResponderEliminar
  10. Hola Violeta, ayer no se como,s diria que de casualidad pero no creo en las casualidades .entré en tu blog y me gustó mucho y lo he puesto en la lista de otros blogs, de mi blog, para irlo leyendo ! mi blog está en catalán pero funciona el traductor, mi blog és de escuela en casa y tenemos dos niñas , una de casi 10 años y otra de 2 y medio. Es :
    http://aprenentacadamoment.blogspot.com por si quieres verlo, un abrazo, te seguiré leyendo !! Gemma.

    ResponderEliminar
  11. Gemma!!! Bienevenida! Qué gusto tenerte por aqui! Ya mismo voy de visita a tu blog! qué alegría que me dan estos encuentros!!! Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  12. Con todo este revuelo no te dí la bienvenida MATRIARCAL!!! Es un placer inmenso y un gusto tenerte por aqui! Para mi leerte es fuente de inspiración y energía constante!!Bravoooo por los varones matriarcales, cuánta valentía y coraje!

    ResponderEliminar
  13. Te quiero!!! Gracias!!! Flor Juarez

    ResponderEliminar
  14. Y a los anonimos!!!! las carceles estan llenas de adultos que fueron abusados de niños con la excusa de educarlos!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...