domingo, 26 de septiembre de 2010

Bienvenida!

Finalmente me he decido, llevo meses dándole vueltas, coqueteando con la idea sin animarme del todo. Supongo que siempre hace falta ese último empujón que lo ilumina todo. No hay una razón clara, ni especifica, nada pasó hoy en concreto que me hiciera decidirme, tan solo pasó, supongo que es cuestión de maduración y del silencio que hoy invade mi casa.

Y ahora que lo pienso, este momento me recuerda a las etapas de transición en mi vida, antes de Kyara, cuando por alguna razón estaba pasando un momento de aprendizajes, de cambios y tenía que salir como loca corriendo al peluquero para que me cambiara el corte y me hiciera algo totalmente distinto, porque no soportaba seguirme viendo la misma cara en el espejo cuando ya mi alma se estaba transformando; algo así siento, aunque ahora es mucho más profundo y no me alcanza con un corte de pelo. Kyara ha llegado como un torbellino cambiándolo todo, girando la vida, dándole nuevo sentido y yo no puedo seguir viéndonos vivir la misma vida cuando ya no somos los mismos, cuando ya la escala de valores cambió por completo y las busquedas van por otros derroteros. Aunque si tengo que ser totalmente parcial, es obvio que todo ha cambiado y mucho, pero siento que falta darle forma a esta cantidad de fondo.

Asi que me decido finalmente a volcar parte de este viaje, de esta aventura en este blog porque sin lugar a dudas, mi tribu, mi sostén durante estos maravillosos y transformadores 2 años y 9 meses la he encontrado en los blogs que visito. Es en sus historias, en su certezas y dudas, en sus experiencias y sueños donde he encontrado un espejo para mirarme y descubrir la fuerza de la maternidad, es allí donde he recurrido con mis dudas, con mis alegrías y mis hallazgos y he salido siempre renovada, poderosa llena de manos y brazos cálidos que han sabido sostenerme con sus palabras, iluminarme con sus vivencias; supongo que esta es mi manera de dar las gracias por su entereza y arrojo, su generosidad y pasión por la vida, por sus reflexiones y amor por sus hijos e hijas y sumarme, de una manera más activa y presente a esta comunidad de la que me siento parte aún antes de saber que existia.

2 comentarios:

  1. ...Lloré, lloré con alegría, emocionada, aprendiendo,queriendo ser parte de esta tribu.Queriendo aprenderlo todo. Ahora lo comprendo, gracias a vos, lo voy entendiendo. Yo, que me recuestiono tantas cosas, que meto la pata hasta el fondo con mi pequeño.Que trabajo duro para mejorar nuestras vidas. Que no sé porque razón no logro integrar la maternidad en el resto de los aspectos de mi vida, siendo piedra fundamental!. Es verdad, todo ha cambiado desde ser mamá, tanto que me he perdido. Pero quiero hacerlo mejor, aceptando que no soy infalible.Gracias por tu generosidad!Seguiré tus pasos, tu luz para que me ilumines como tantas veces amiga!!!

    ResponderEliminar
  2. Es maravilloso ver como le pones, literalmente, el pecho a la maternidad... Gracias por compartirnos tus experiencias y aprendizajes, las cuales seguro no sólo iluminarán la vida de nosotros y tus sobrinos/as, sino también la de muchos otros adultos que han decidido construir otra forma del ser desde los ojos de los niños... ojalá más adultos se sumen a esa tarea para que este mundo tome más conciencia del poder de la transformación y el cambio social desde el amor y la pedagogía!!!

    Gracias vecinos!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...