miércoles, 26 de enero de 2011

La búsqueda del niñ@ perfect@


Los adultos solemos alabar a l@s niñ@s cuando:
1. Son “buenísimos”, no se les escucha, no dan problema, a todo dicen que si y nunca, nunca te contradicen.
2. Hacen todas las gracias y monerías que les pedimos, muestran sus habilidades y talentos en público y nos hacen quedar y sentir como los mejores padres del mundo. “Pero que inteligente, guapo, talentoso que es Pedrito!” Ego de papá y mamá por la nubes

Pero entonces, si eso es lo que consideramos un/a hij@ maravillos@, el ideal a alcanzar, ¿no sería mejor comprarnos una planta decorativa o un mascota virtual? ¿No sería más ético poner nuestra necesidad de jugar a ser  padres en un lugar donde no sea una vida la que resulte mutilada? (Les recuerdo que en el mercado ya hay muñec@s que casi, casi parecen niñ@s y de l@s perfect@s, entre otra cosa porque los podemos apagar cuando nos cansamos y cada vez creo más que son realmente aptos para l@s adult@s no para l@s niñ@s)

¿Quién desea mirarse al espejo y no reconocerse?, ¿quién prefiere negarse la vida por conservar el amor?,  ¿quién desea preguntarse por sus sueños y necesidades y escuchar el eterno vacío, o escuchar solo aquellas voces y expectativas que sobre él/ella han puesto, la necesidad de ser perfect@, los te amo a cambio de…?, ¿quién elige dedicar su tiempo y ganas a aprender lo que no desea, lo que no le interesa para recibir a cambio un te amo?¿quién prefiere estarse quieto, no molestar, no hablar, no pedir, no buscar su felicidad? … Aquel que sabe que el amor de sus padres, lo más preciado, su alimento para vivir esta condicionado, reglado, manipulado.

El niño perfecto esconde el vacío de no ser visto, el dolor de no ser amado, la angustia de no ser reconocido tal y como es y el desamparo de ser ignorado.

9 comentarios:

  1. Yo creo que parte de este conflicto de ser padres pasa principalmente porque muchas personas llegan a la partenidad(maternidad) no producto de uan decisi[on en conciencia, sino porque les toca. A su vez estos adultos-"padres" han sido niños que no tuvieron todas sus necesidades emocionales cubiertas. Ellos no pueden dar lo que no tienen, en lo que ellos mismo andan en busca. Si vez, son(somos) individuos que por un motivo u otro se han saltado o no completado etapas de sus vida, no las han vivido plenamente. He ahí cuando llega el(la) hij@, que necesita ser cobijad@ pero aquel padre(madre) esta pidiendo esa atención para sí mismo. Es un circulo vicioso, que sólo se puede parar con el mirarse hacia adentro y sanarnos y para ello se necesita ante todo voluntad. Tener hijos es una tremenda responsabilidad.Para mi la idea de niñ@ es un ser actvo, curios@ y empátic@.

    ResponderEliminar
  2. La última frase me ha llegado al alma. Tienes razón. Acabo de ver un video de supuesta risa, igual también te ha llegado, es un bebé, debe tener unos 15 meses más o menos, lo están filmando mientras llora tumbado pataleando en el suelo, cuando se van de su vista el bebé deja de llorar y se tira de nuevo delante de su madre/padre y vuelve a llorar con desespero. Aparentemente eso hace mucha gracia, a mi me da mucha pena. Tan pequeño y ya sabe que le ignoran. Tan pequeño y ya sabe que tiene que buscar recursos para que le hagan caso.
    Me gustaría que mi hijo supiera siempre que estoy disponible para él y que haga lo que haga aqui estaré, sin reservas ni condiciones. Que sea libre para ser quien de verdad es.

    ResponderEliminar
  3. Que duro y que cierto. Hemos olvidado que los niños son niños y como tales tienen que investigar, llorar, llevar la contraria, descubrirse, romper cosas... No son monos de feria. Gracias por la entrada, tienes mucha razón. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Isa! Toda la razón, comparto completamente tu opinión. Gracias por tu aporte!

    Raquel! menos mal no me ha llegado ese vídeo, pero sólo leer lo que cuentas me parece de una crueldad absurda. El amor es concreto, al igual que la responsabilidad son actos, hechos y que están referidos a las necesidades de l@s niñ@s. Gracias!

    María!!! que trsite no? que a veces tenemos hij@s para supeditar su vida a nuestros deseos y se tranforman en muñecos o monos de feria como tu bien dices.

    Luisina!!! qué alegría tenerte por aqui!

    Besos a todas y gracias por sus aportes!

    ResponderEliminar
  5. Cierto, hay quien espera de sus hijos lo que quizás no llegaron a ser ni ellos mismos.

    Me llevo esta entrada al resumen semanal de Bebés y más.

    Un saludo,

    Armando.

    ResponderEliminar
  6. ....el otro día una amiga me alagaba por Iván, me dió miendo, porque recién ahora, ( justifico, mejor q nunca) voy comprendiendo, gracias a que ustedes comparten. Me dió miedo de lo q he aportado en su vida, de las directrices en las q me he basado, me dió miedo, ahora me siento llena de esperanza y animo para corregir, para hacerlo mejor.Solté el miedo, y las miradas de los otros para hacerlo como siento, modifiqué esa emoción de parálisis por el movimiento de la esperanza y entusiasmo por aportar otras cosas, por mejorarme, curarme, para que él sea un Ser feliz...en ello he provocado un gran cambio, de trabajo para estar con él todo lo que podamos, mas que hace unos meses, y todo lo que veía ideal y como lejano lo siento posible...gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. Armando! Bienvenido, qué alegría tenerte por aquí! Gracias por tu aporte y que honor estar en Bebés y Más!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Lola! Tu coraje es admirable, así como tu capacidad de estar siempre en constante revisión y conquistando tus sueños! Es una aventura la maternidad, una maravillosa aventura e irse despojando de los prejuicios y paradigmas heredados, de las presiones sociales y los "deber ser" son de las cosas mas enriquecedoras y liberadoras
    Me alegra enormemente por Iván y por ti que cada vez vayan encontrando ese universo propio, donde se conjugan tu identidad e historia con sus necesidades y horizontes.
    un beso enorme con todo el corazón amiga!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...