lunes, 10 de noviembre de 2014

La amiga Epi

He de confesar que cuando leo o escucho a una mujer que cuenta como le hicieron o le van a hacer una episiotomía, llamándola “epi” o “episio”, me revuelve las entrañas y  ya cuando lo dice un profesional siento un tsunami dentro, podría tirármele a la yugular, la sola la imagen de las tijeras en el periné de una mujer, que podría ser el mío o el de mis hijas, tiene la capacidad de estremecerme por dentro…

Pero hay mucho, encima la llamamos "epi", así, como con cariño, como haciéndola inofensiva, como un apodo que le pones a la mutilación

Estoy convencida que este término, ese … como diríamos… gentil apodo? Diminutivo de confianza? no surge de las mujeres, no es que nosotras nos lo inventamos,  porque le tomamos cariño ¡no! es así como nos lo vende el sistema médico hegemónico, como una “epi” una ayudita inocente, un  tajito inofensivo (como la cesárea), en lo que no vale la pena ni reparar, ni siquiera da llamarlo por su nombre, pero muy necesario eso si.

Y nosotras compramos obvio,  pero no porque nos falte inteligencia, desfortunadamente la cultura y las creencias pesan más que la capacidad de razonar; compramos por varias razones, por un lado vivimos en la cultura de la negación y el “no es para tanto” y obvio la cultura de la jerarquía del ambo, ellxs saben, nosotras obedecemos (impune patriarcado). También porque hemos normalizado hasta tal punto la violencia obstétrica, que no vemos el nivel de abuso y violencia que implica ser cortada, mutilada sin razón, sin necesidad, solo por comodidad, costumbre y voluntad del obstetra. Nos cuesta  ver la realidad de frente, asumir la terrible violación a la que hemos sido sometidas, cuando se supone íbamos a celebrar el nacimiento de nustrxs hijxs, uno de los momentos más felices de nuestra vida (con musiquita de publicidad) y obvio es más fácil minimizarla, hacerla pequeñita, restarle importancia, comprar la “epi” para que no duela tanto. Influye también el nivel de represión sexual, opresión y desconexión con el cuerpo en el que estamos sumidas, porque en qué otra situación de la vida aceptaríamos que introduzcan unas tijeras en nuestra vagina y la corten sin que medie ninguna justificación médica?... pero el cuerpo no olvida y recuerda lo que la mente niega, la episiotomía, esa con todas las letras sigue estando ahí y evitarla en un futuro parto y más aún evitar que se siga practicando esta mutilación de rutina pasa por poder hacerse cargo de la cicatriz innecesaria que llevamos en el periné, entender que estamos marcadas tan solo porque ése parece ser uno de los precios a pagar por tener la absurda ocurrencia de parir

Queridxs obstetras y parterxs sepan que no, no nos hicieron una “epi” nos hicieron una episiotomía con todas las letras y todos los puntos que tuvieron que hacernos después, sepan también que no nos dejaron como de 15, nos mutilaron  y que llevamos en nuestro cuerpo la marca de su resistencia al cambio, a aceptar la evidencia científica, a actualizarse, a trabajar procurando nuestro bienestar y el de nuestrxs hijxs y no su comodidad y costumbre… podemos llamarla “epi” y hasta conversar alegremente de ella, pero sepan que eso es violencia.

  
Y para que no olvidemos:

la episiotomía y el grave error de concepto! : nos corren con el cuentito que la función de la episiotomía es evitar desgarros, "te corto un poquito la vagina así tu solita no te abres un tajo", jaja mirá que fácil! pues no señorxs no! la verdadera función de la episiotomía es acelerar los tiempos de un nacimiento por estricta necesidad del bebé, esto es un bebé que tiene que nacer ya! conclusión, solo podría realizarse por indicación médica en estos casos, ninguna otra razón, excusa, cuentochino califica! su función no es evitar un desgarro, eso es una consecuencia, "te corto yo primero, ergo no te desgarras", lógica médica aplastante. Sin embargo, en la practica muchas veces no solo no previene un desgarro sino que lo aumenta, por donde fue la tijera, fue el desgarro y si lo pensamos con detenimiento es absurdo plantear una medida preventiva que implica un corte hasta el músculo para evitar un posible desgarro, del que no estaremos seguros hasta que suceda y que involucra solo tejido y mucosa, al mejor estilo "peor el remedio que la enfermedad" y encima si estamos hablando de un parto medicalizado e intervenido este desgarro suele producto de estar acostadas, con pujos dirigidos y todo el combo... Las episiotomías de rutina son mutilaciones genitales ni más ni menos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...