viernes, 31 de octubre de 2014

Partera u obstetra

Ante todo, en esto no hay ni malos ni buenos, ni peores ni mejores, tan solo dos modelos de atención distintos, dos especialidades diferentes. Unxs y otrxs son necesarixs e idónexs pero según que caso.

Históricamente, de la misma manera que el hospital desplazó a la casa y la leche de fórmula a la teta, el obstetra desplazó a la partera. Esta mal la institución, la leche de fórmula o el obstetra? No, para nada, pero su función no es la salud, en ninguno de los tres casos, sino la patología, los tres son necesarios cuando las cosas se salen del terreno de lo fisiológico.

El sistema médico hegemónico nos ha vendido y nosotrxs compramos que el obstetra está mejor capacitado para asistir un nacimiento, que es el profesional idóneo para estar encabezando el equipo de salud y que la partera es algo así como su asistente. Generación tras generación las parteras han perdido autonomía y reconocimiento y las mujeres y bebés partos/nacimientos fisiológicos.

Esto tiene raíces muy profundas en intereses económicos, políticos y de género, es decir patriarcado puro. Igual que unos vivos muy vivos se dieron cuenta que la mejor manera de hacer rentable a las instituciones médicas era ingresando personas sanas,  tratándolas como enfermas, con todo el gasto que esto supone en instrumental, instalaciones, insumos, equipo médico, medicinas, y demás (añadiendo que ingresan en 2 x1, entra una mujer embarazada y  facturan por mamá y bebé),  a otros vivos muy vivos (no hay x porque fueron hombres los que lo hicieron) pensaron que las parteras (mujeres) no  estaban en capacidad de hacer seguimiento a un proceso tan masivo,  tan rentable y que además da status, cómo dejar en manos del acompañamiento silencioso, tranquilo, paciente un proceso que puede agilizarse, intervenirse y hacerse más rentable? Cómo dejar de protagonista a una mujer cuando puede serlo el médico?

Actualmente, el obstetra es un profesional idóneo y capacitado, pero lo es para tratar con la patología, no con la salud y la fisiología, en ese campo, por formación es profesional idónea la partera. Obviamente hay obstetras que acompañan desde la fisiología, todxs podemos de-formarnos, pero son casos aislados, no en vano el panorama actual del nacimiento es la medicalización e intervención por rutina, los miles de estudios cada vez más complejos y menos fiables para corroborar y volver a corroborar; el discurso basado en el miedo y el riesgo, bajo o alto, pero riesgo al fin;  y al lado de la palabra embarazo y nacimiento siempre aparecen la lista de las miles de complicaciones posibles e imposible, todo esto porque hemos dejado en manos de sistemas de creencias aptos para tratar la patología un proceso sano  y no me cansaré de decirlo, que te traten como enferma es violencia obstétrica.

La partera está reconocida por la OMS como el profesional idóneo para acompañar un embarazo sano, asistir un parto normal y hacer la recepción de ese recién nacido sano, según estadísticas de la OMS estos criterios de salud y normalidad se cumplen en un 80% de los casos. Es decir que obstetras y neontólogxs deberían estar reservadxs para no más de un 20%. También hay estudios que demuestran que la atención en manos de parteras disminuye la morbimortalidad materno infantil. Esto seguramente está, entre otras cosas relacionado al hecho comprobado que a mayor nivel de medicalización e intervenciones de rutina existe un aumento significativo en los riesgos y complicaciones para la madre y el bebé.

En cuanto a la formación universitaria, una partera pasa 4 años estudiando todo lo relacionado al embarazo, parto y posparto inmediato,  su carrera gira en torno a eso, además hacen prácticas, más  la residencia. No se forma para asistente, se forma para trabajar de manera autónoma sin la supervisión de un médico, a quien en todo caso le derivará los casos donde su presencia sea realmente necesaria (no más del 20% de los casos)

Por qué entonces las parteras están relegadas y consideradas como la asistente del médicx? Por qué está todo diseñado para que su función sea prepararle el terreno al médico que llega para cortar el cordón? Por qué las mujeres pedimos a gritos la presencia de un obstetra para sentir que estamos en buenas manos? Por qué en las cartillas de las obras sociales y prepagas no hay parteras? Por prejuicio, desinformación y desactualización! Y también por una cuestión de status, de la misma manera que aceptamos la institución y la leche de fórmula porque nos dijeron que era de mejor calidad que la casa y la teta, y que optar por eso es lo mejor y de alguna manera demuestra nuestro poder adquisitivo y mayor nivel cultural e intelectual, de la misma aceptamos al obstetra porque su titulo nos parece de mayor jerarquía.

Que las parteras recuperen su autonomía y se las reconozca  como profesionales idóneas para la atención del embarazo y parto es apostar porque las personas gestantes recuperemos el poder de atravesar fisiológicamente un hecho fundante de nuestra vida sexual e íntima y es apostar también porque el protagonismo regrese a la mujer y al bebé, sacando del centro de la escena a la intervención y medicalización. 

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...