jueves, 24 de febrero de 2011

10 cosas que he aprendido de Kyara

10 cosas que he aprendido de mi hijo


"10 cosas que he aprendido de mi hijo es un carnaval de blogs cuyo propósito es hacernos reflexionar, compartir, reír, emocionarnos y facilitarnos una mirada en retrospectiva acerca de cuánto hemos aprendido desde que emprendimos el camino de la maternidad."


Hace semanas que tengo pediente este post. Pero existen preguntas que me encanta que me ronden, que me acompañen, que me sorprendan en cualquier momento y me den la posibilidad de bucear en mi, de detener el tiempo y ver con otros ojos lo cotidiano que me rodea, de encontrarme y re-significarme en las respuestas que voy encontrando. Por supuesto Louma de Amor Maternal desde este carnaval de blogs ha hecho una de esas maravillosas preguntas y llevo casi un mes saboreándola, descubriendome a través de ella.

He encontrando muchas, muchisismas cosas para escribir y he decido decantarme por aquellas que han marcado un antes y un después, que me han dado una nueva perspectiva y que le han dado vida a mi vida.

Pues a qui va: en estos 3 años, 1 mes y 24 días de vida (y 3 años, 10 meses y 20 días desde su concepción) Kyara me ha enseñado que:

Soy mamífera, y en lo que a mi cría respecta me guía el olfato, el instinto, el cuerpo, la intuición.

El amor, la risa, el juego, el disfrute, los mimos, la presencia nunca son demasiados y siempre hay tiempo para ellos

Tengo tetas, útero, ovarios y están al servicio de la vida.

A escuchar, escucharla, escucharme, escucharnos y a observar, observarla, observarme, observarnos

Dar vida es un privilegio y una responsabilidad. Soy su madre, crío una hija, no tengo una hija.

El amor es concreto, es contacto, es cuerpo, es presencia y se traduce en escuchar y atender sus necesidades. No basta con amarla con locura, importa la seguridad que ella adquiere sobre ese amor, el respaldo que implica saberse amada incondicionalmente.

No hay mejores juguetes que las cebollas, los ajos, las cajas, las monedas, el agua, la tierra, las piedras. Ni mejor juego que correr bajo la lluvia,hacer torres para luego derribarlas, pintar la nevera, bailar…

Los paseos memorables son aquellos que hacemos sin prisas ni apuros, los que permiten descubrir el paso de una hormiga, el calor del sol,  el desnivel de la calle…

El principal obstáculo para vincularme con ella de la manera que deseo son mis propias sombras y demonios. Son mis barreras y carencias las que nos distancian.

Y sobre todo, que la maternidad transforma y  humaniza.  A través de la maternidad/paternidad consciente otro mundo es posible, porque no solo criaremos seres humanos con experiencias vitales basadas en el amor y el respeto si no porque en el acto de transformar las pautas de crianza y educación nos transformamos nosotros. Nos re-creamos y re-significamos como seres amorosos, respetuosos, responsables.

Gracias Kyara! y gracias Louma!


miércoles, 23 de febrero de 2011

Yo soy su madre

Cuando estaba embarazada de Kyara leí una frase, no recuerdo dónde, ni recuerdo de quien, que me tocó profundamente, seguro como todo gran encuentro llegó a mi en el momento justo, porque la verdadera suerte no está en el encuentro en si (ya sea éste con personas, ideas o cosas) si no en que ese encuentro se de en el momento exacto en que podamos reconocerlo. La frase decía algo así como: ojalá podamos decir yo soy su madre y no, es@ es mi hij@!

Parece un simple juego de palabras, pero alberga tanta sabiduría y es tan revolucionaria que hasta aterra un poco. Invita a invertir el orden de este sistema, a transformar las leyes que explicita e implícitamente gobiernan nuestra vida. Significa básicamente que la vida nueva tiene prioridad. Que no tenemos hij@s, si no que somos m/padres.

Confieso que  me cuesta horrores decir “mi hija”, porque Kyara no es mía;  el lenguaje tiene el poder de crear realidades y no quiero bajo ningún concepto que ella esté supeditada a mi. Ya bastantes limitaciones tengo como madre como para añadir en el lenguaje una trampa tan poderosa como la adjudicación de pertenencia. Pero decir “yo soy su madre” es aún más profundo que solo poner su nombre en vez de decir “mi hija”.

Porque, si yo soy su madre y soy consecuente con este nuevo orden,  están fuera de lugar las manipulaciones emocionales, el juego de “te quiero más, te quiero menos, me enfado si haces o dices, mira que triste que estoy”. Yo soy su madre, la reconozco tal y como es, la amo tal y como es, nada de lo que haga podrá cambiar ese hecho, nada de lo que diga tampoco. Yo soy madre, soy yo quien  da y ella quien recibe, soy yo quien tiene que ver que hace con sus carencias y vacíos, sus necesidades no resueltas, su desamparo acumulado y no ella quien con su comportamiento se endilga el trabajo de hacerme feliz y “facilitarme la vida”,  en definitiva son mías las responsabilidades y suyos los derechos.

Si por el contrario, nos movemos en la esfera de “ella es mi hija” siempre queda abierta la puerta a que algo que ella haga cambie ese hecho, aunque sea momentáneamente;  significa que puedo jugar con hacerla hija mía, la niña de mis ojos, el tesoro de mi vida cuando me satisface, enorgullece y agrada y decirle “no se a quien habrás salido” cuando se oponga a mis deseos y expectativas.

Si yo soy su madre es mi trabajo observarla y no solo darla por vista, observar sus deseos, sus intereses, sus amores y búsquedas  en vez de asumir que al ser “mi hija” es como yo, se lo que le conviene y además lo se todo sobre ella. Si yo su madre mi lugar es el silencio para que su voz se perfile y se escuche; es mi responsabilidad acompañarla y respaldarla en su camino, no en el que “mi hija” debería seguir. Soy yo quien debe confiar en sus ritmos y procesos, en su capacidad de aprender y aprehender y no ella quien debe correr al ritmo de lo que marca los estándares.
  
Si yo soy su madre, soy quien debe procurarle un mundo más amoroso, respetuoso, pacífico (lo que por cierto empieza por procurarle una madre cada vez más amorosa, respetuosa, pacífica) y no ella quien debe adaptarse a esta sociedad enferma. Soy yo quien debe generar un ambiente que reconozca y respete su identidad, su singularidad y no ella quien debe camuflarse y negarse a si misma para ser lo que lo que los demás esperamos de ella. Soy yo quien debe encontrar el coraje para hacer frente a mi mezquindades y miserias, la valentía para plantar cara por lo creo, la responsabilidad de hacerme cargo de lo que me corresponde y la conciencia de saberme en penumbra y no ella quien debe acostumbrarse a “que la vida es así”. Soy yo quien debe legarle más que mis “no puedo” o “hasta aquí llegué” y procurarle sostén y amparo para que vuele más alto

Si yo soy su madre mi regazo y  mi amor estarán siempre disponibles para ella. Si ella es mi hija podré negarle el acceso al sostén solo porque no es como yo deseo que sea.

No tengo dudas, es hacia “yo soy su madre” donde elijo caminar

sábado, 19 de febrero de 2011

Jugar por jugar III

"Danza tribal". Óleo sobre lienzo - Antoni Conejo

Mejor cantando

Por Salma Abdola

Somos música, la respiración, los latidos del corazón...La naturaleza está llena de sonidos hermosos, el canto de los pájaros, las hojas al viento, el sonido del mar, entre otros.    
En casa tenemos muchas herramientas a mano (algunas que tal vez desconocemos) para hacer música, ya sean cacharros, tenedores, cucharas, saleros, revistas, radiografías, vasitos de plástico, etc. solo hay que usar la creatividad. 
Para chiquitines juguemos a reconocer los sonidos de la casa, el timbre de la puerta, el del portero, el del teléfono, el ascensor.  Cuando el bebé pueda reproducirlos, podremos ofrecerle imitarlos.
·                  Inventarnos para ellos canciones que hacen referencia a las experiencias vividas por l@s pequeñ@, le ayudarán a comprender su entorno.                                                                
          Podemos crear una caja de sonidos. Realizaremos un agujero en la superficie por donde el bebe pueda ingresar su mano. En ella colocaremos diferentes elementos sonoros, sonajeros, cascabeles, papeles que al arrugarse suenen (como los de galletas)...                    
·                  Podemos buscar el origen de la fuente sonora en un juego que nos gustaba mucho, al que titularía, si tuviera que hacerlo, el sonido escondido. Con una cajita de música en funcionamiento (un muñeco que haga sonidos, una radio pequeña...), la escondemos (debajo de un cojín, manta, silla) y le preguntamos  de dónde viene el sonido; si es pequeñ@ podemos ayudarlo jugando juntos.
 ·                  Relatarle un cuento sonoro; en el podemos nombrar diferentes animales y realizar las onomatopeyas, de elementos cotidianos y siempre que podamos nombrémoslos a ellos en el cuento y a nosotros.  

En tanto que evolucionan entre el año y los tres años, podemos decir que la música incita al movimiento, a ese balanceo desincronizado entre la melodía y el ritmo. Cualquier momento es apto para jugar, por ejemplo:
-          Para recoger los juguetes por si alguien no se la sabe la conocida cancioncita "a recoger, a ordenar, cada cosa en su lugar"
-          Mientras esperamos a que se haga la comida podemos armar en el medio de la cocina una gran orquesta de cacerolas ollas y cucharones, con un director de orquesta que cambia de humor rápidamente (enfadado, triste, alegre, cansado, loco, aburrido...) y hacer los sonidos correspondientes.                                                                   
-          Mientras viajamos en el coche, o en la consulta del pediatra podemos gravar sus vocecillas con el móvil y luego reproducírselas, a mi nanita le encanta cantar y luego oírse, le hace mucha gracia.
-          Antes del baño es divertido jugar a pintar los sonidos, aunque como ya dije, cualquier momento es bueno. Elegimos diferentes estilos musicales y colores variados (personalmente prefiero pintura para dedos*), nos sentamos frente a una cartulina o un papel grande y le damos la oportunidad que se exprese libremente en función de lo que escucha.               
-          Una sábana de la cama puede convertirse en una cueva sostenida por dos sillas y nosotr@s junto con l@s niñ@s convertirnos en indios, simulando las danzas y el  conocido grito de guerra                                                                         
A l@s niñ@s les encanta escuchar, inventar historias, jugar a convertirse en diferentes personajes y cantar, bailar, solo hace falta que nosotr@s, l@s adult@s nos dispongamos a sintonizarnos en su mundo fantástico.
-          Realizar ritmos usando el cuerpo, trotando con los pies en el suelo, las manos golpeando la mesa, seguir el ritmo en  la espalda del compañero .Jugar a secuencias de sonidos, ej.  una palmada, luego, la palmada y un golpe en la puerta, luego, palmada, golpe, aplauso; e ir aumentando
-          Inventarnos coreografías...

Estoy de acuerdo con Tchaikovski cuando dijo que sin la música habría más razones para volverse loco.   


                                                                                                                                                  

jueves, 17 de febrero de 2011

Lección de amor


Dicen que el amor es tolerancia, que es mirar para otro lado para que no surja el conflicto, tratar de estar “bien” no importa a que precio. Dicen que el amor merece de sacrificios, de concesiones de vida. Dicen que es un acto de amor hacia un padre o una madre acatar su palabra, acceder a sus imposiciones, excusar sus faltas, validar su voz por encima de la nuestra. Pero una vez más hija se equivocan, no tragues entero, no te dejes mentir.

Amar es saber que el/la otr@ siempre puede ir más allá, amor es respeto, nunca tolerancia. Por eso Kyara:

Cuestióname a mí hija, porque no soy perfecta, perfectible si, pero jamás perfecta. Que me cuestiones me hará saber que confías en mí, en mi capacidad de cambio, de hacerme cargo de mis aciertos y carencias, de bucear en mi interior. Y me hará saber también que tienes la suficiente confianza en ti misma, en tus sueños y deseos, tus necesidades y posturas como para plantar cara. Que mejor regalo que ése puedes darnos.

No tengas miedo de ir más allá sólo porque yo llego hasta más acá. Puedo abrirte camino, pero es tu aventura caminarlo y descubrirlo. Mis miedos, mis “no puedo”, mis “hasta aquí llegue” son míos hija y se mueren conmigo.

Desautorízame hija, cuando aquello que digo y pido no este en concordancia con aquello que tu interior te grita, desautorízame hija con toda tu valentía y tu coraje, yo sabré que lo haces con amor.

No toleres jamás mis vacíos y carencias, la tolerancia no es amor. No me excuses, ni justifiques, entiéndeme si te es posible, pero jamás me excuses. No aceptes mis palabras o mis actos solo porque soy tu madre, en lo que a tu felicidad respecta ese es solo un título, un mero título que me da responsabilidades, pero no derechos.

Ámame por lo que soy pero no te conformes con como soy y ten la certeza que mi amor por ti es incondicional, te amo porque eres, porque existes.

Hija, quiero ser el hada buena que acompaña tu camino, pero aunque me duela saberlo se que también soy la bruja que amenaza tu sueños. Quiero ser el viento que impulsa tus alas, el susurro en tus oídos que te dice: “te amo, tú puedes”. Pero se que también puedo ser el ancla y el peso en tu espalda.

Por eso hermosa, cuestióname a mi! Qué si puedes conmigo podrás con el mundo entero!

martes, 15 de febrero de 2011

Ayuda tribu!

Este post va de ayuda! de la necesidad de generar puentes y redes para una familia amiga, compañeros de panza y crianza. Actualmente se encuentran en su segundo embarazo, esperan a Silvana y el embarazo es de alto riesgo lo que ha obligado a Paola (la madre) a guardar absoluto reposo. 

Debido a este paro laboral, su situación económica se está complicando bastante, así que entre todos sus amigos estamos difundiendo el gran trabajo de Daniel (el padre), como una manera de apoyarlos. 

El ha realizado una hermosas agendas para el 2011, aquí pueden ver algunas imágenes, se trata de una agenda que muestra los lugares maravillosos de Bogota, desde el concepto del arte a mano alzada. Cada mes corresponde a un tema que identifica a la ciudad en su gran diversidad.

Ellos viven en Bogotá - Colombia, pero si a alguien de otro lugar de Colombia, o de otro país le interesa esta agenda y desea a apoyar a esta familia se coordinaría el envío. El valor de la agenda está en pesos colombianos ($20.000) lo que en dólares serían aprox 12 dólares más los gastos de envío.

Les dejo un e-mail donde pueden comunicarse con Daniel: danniel_noriega@yahoo.es  y el grupo Agenda 2011 en facebook

Muchas gracias por escuchar y difundir esta información

lunes, 14 de febrero de 2011

No es sólo cuestión de maternidad


La creencia generalizada es que la lactancia es  un tema de madres e hij@s, de familias lactantes en el mejor de los casos, donde se involucran (algunas veces para peor) pediatras y algunos otros profesionales de la salud.

Pero no es verdad, creer esto es limitarse a concebir la lactancia como un hecho puntual, físico y alimenticio, como todo es quedarse en lo evidente, en la superficie sin ir a la raíz del asunto, lo que por cierto dice mucho de nosotr@s como civilización.  Sin embargo, la lactancia es un tema que nos atañe a todos, como sociedad.

Que una mujer sea discriminada, arrestada e incluso víctima de comentarios y miradas desagradables o peor aún que se encuentre sola y sin apoyo por y para amamantar a su hij@ es un problema de tod@s como conjunto, porque ese hecho habla de una sociedad, no sólo de los individuos que lo protagonizan. Nuestra capacidad de amar, nutrir, empatizar, respetar y respaldar es asunto de tod@s no solo de las familias lactantes.

La capacidad que tengamos o no para proteger a las crías, preservar sus derechos y garantizar el acceso a la fuente de sus necesidades da cuenta de nuestro grado de compromiso y amor por la vida y el planeta, habla de nuestra capacidad de nutrir y respaldar el crecimiento y desarrollo de otr@s, nuestra capacidad de "darnos" al otr@, de empatizar con sus necesidades  y de generar vínculos profundos y amorosos. Amamantar es mucho más que un acto físico y alimenticio, es una experiencia vital, un acto fundante,  nutricio, de amor, generosidad y compromiso. Habla de una actitud de vida, que seguro nos acompañará en la crianza y relación con nuestr@s hijos y se hará extensivo a nuestros vínculos  cotidianos.

Normalizar y respaldar la lactancia es mucho más que solo respetar las decisiones de cada quien, es apostarle a un mundo donde primen las necesidades de l@ pequeñ@s, donde nos importe su felicidad y salud, donde el amor sea guía, donde estemos dispuestos a involucrarnos con l@s otr@s desde el respeto, la responsabilidad, el reconocimiento y la solidaridad.

No creo que la lactancia no es la única de amar y respetar a nuestr@s hij@s, pero si tal vez la más directa y la más natural. Un bebé, un niñ@ no sabe del amor de su madre por la cantidad de veces que se lo dice, ni la cantidad de horas que pasa pensando en él, el amor para un niñ@ no es discurso, ni es abstracto es cuerpo, es necesidades cubiertas, es presencia y permanencia y la mejor manera de aprender a amar es poniendo el cuerpo.

En este mundo tan llenos de inventos que despersonalizan y enfrían los vínculos, tan repletos de intermediarios asépticos, tan cargados de razones y excusas que nos hacen indolentes, indiferentes y que nos desconectan del otr@ , la lactancia es de las pocas cosas que nos regresa al origen y nos asegura la existencia como especie emocional, amorosa y pacífica

Nos esperemos a vernos con un bebé en brazos para pensar en la lactancia, nos esperemos a que nuestr@ hij@ necesite de la teta de su madre, para ocuparnos de garantizar la continuidad de esa díada, o que a la familia/barrio llegué un nuevo integrante para comenzar a preguntarnos por una crianza respetuosa; la lactancia es amor y el amor nos compete a todos

domingo, 13 de febrero de 2011

La gran mentira

Parece que no tiene nada que ver, pero tiene todo que ver...

¿Sobre cuántas mentiras se funda nuestra sociedad?

sábado, 12 de febrero de 2011

Jugar por jugar II


Juegos que dejan buen sabor de boca

Por Salma Abdola

 

La etapa en que comienzan a salir los dientes suele coincidir con la edad que recomiendan los pediatras para la introducción de alimentos sólidos, es un momento idóneo en cuanto a que todo se lo llevan a la boca y esto facilita mucho el proceso, y al mismo tiempo nos abre todo un mundo por explorar de texturas y sabores. Siento tener que contradecir a nuestras madres y a nuestras abuelas pero con la comida sí se juega, y además es muy divertido.


Para mi marcar una franja de edad en la que se recomiendan ciertos juegos o no es un poco absurdo, cada un@ sabe la madurez y el grado de comprensión de su propio hij@, las limitaciones las pondrán ell@s, no yo, pero, existe una franja de edad en la cual el niñ@ está en fase descubrimiento o experimental, aún no controla las leyes de la física, tiran una y mil veces un objeto al suelo y el prototipo de madre común piensa, o lo que es peor, dice en voz alta, es que quiere llamar la atención, mientras el niñ@ se plantea porqué unos objetos caen más rápido que otros, porqué cada objeto tiene un sonido diferente al chocar contra el suelo, porqué unos se rompen y otros no, incluso algunos rebotan, porqué el mismo objeto no cae siempre en el mismo lugar.... Por ello para esta etapa más que juegos propiamente dichos propongo ayudarlos a experimentar.


A lo que vamos, algunas sugerencias que espero que sirvan de punto de partida y que disparen la imaginación de cada cual, los alimentos son una fuente inagotable de experiencias nuevas, que toquen la comida con sus manos o/y con sus pies, o mejor, con todo el cuerpo, que se pringuen, es frecuente y normal, lo harán con o sin nuestra ayuda, luego mejor l@s ayudamos y nos reímos todos.


Podemos poner varios montoncitos con diferentes texturas, sabores y temperaturas, ejemplo práctico, le llevamos la manita o, muy probablemente la llevan ell@s solit@s a un poco de pasta y le describimos brevemente, es pegajoso o está calentito o es salado... , un melocotón, mira, parece una pelota, qué suave, es dulce..., una de mis preferidas, la gelatina, tiene una textura curiosa y las hay de muchos colores y sabores, no mancha y evita el atragantamiento, es genial enterrar el dedo en ella...y otras cosas...


Otros dos objetos que me encantan son los embudos y los coladores, con el primero podemos alternar objetos que no bajarán, como una naranja, con otros que sí, como azúcar, si guiamos la punta podemos hacer dibujos o caminitos que luego suban por encima de la pierna o el brazo del niñ@, bloquear la salida poniendo sus deditos y luego destaparla... Con el colador no me extiendo tanto, no sabéis cuantas horas nos hemos pasado colando de todo, arena, tierra, las papillas o leche en polvo, mezclar por ejemplo garbanzos o lentejas dentro de la harina y luego ir separándolos...


Cuando los niñ@s tienen un control importante del mundo que los rodea, buscan alternativas para crear con todo el conocimiento que poseen otras realidades, o lo que yo entiendo como juegos.


La otra tarde mi peque y yo nos lo pasamos pipa probando alimentos, la idea era vendarle los ojos, cosa que no me dejó hacer, así que se los tapó ella misma y sin mirar le daba un pedacito de algo, ej. zanahoria, y ella tenía que adivinar qué era, por el olor, luego por el sabor, la variante más divertida se la inventó ella cuando empezó a decirme “esto sabe a....verde”, “esto huele a...rojo...”.


Y aquí va la última sugerencia, esto sí que me permito decir que es para niñ@s mayores,  porque requiere una ciclomotricidad ya avanzada y mucha más paciencia de la que puede hacer gala un niñ@ pequeñ@. 

Primero nosotr@s ponemos en una sartén esas estrellitas de pasta que se usan para la sopa y le vamos dando continuamente vueltas hasta que toma un color tostado (no añadir ni aceite, ni agua, ni nada...). Cuando se haya enfriado aprovechamos el agujerito que tienen en el centro para hacer con ellas pulseras o collares, mejor si usamos tanza en lugar de hilo. También podemos hacerlo nosotr@s y regalárselas a l@s peques a l@s que tanto les gustan estas cosas sin miedo a que lo ingieran o se atraganten. De verdad que sorprende mucho el resultado porque parecen hechas de madera.


Gracias por leerlo y feliz fin de semana...

viernes, 11 de febrero de 2011

Cambia tu foto, cambia el mundo!


El 31 de enero cerraron la cuenta de facebook de la psicóloga Leslie Power, la razón, su foto de perfil fue considerada obscena. Si, es la foto que están viendo ahora, mírenla y díganme desde cuando es obsceno el amor. Ayer 10 de febrero reestablecieron su cuenta, sin embargo, este no es un caso aislado muchas mujeres e incluso algunas agrupaciones han sido víctimas de este abuso y en la mayoría de casos no se ha resuelto.

Para mi esta es una censura al amor, la crianza y la vida y no hace más que corroborar lo extraviados que estamos como sociedad, haciendo alardes de los últimos inventos en materia de crianza y alimentación y negando nuestra naturaleza, creyéndonos dueños del mundo cuando consideramos obscena la vida.  Así nos va! consumiendo y normalizando luego los transgénicos, pesticidas, hormonas y químicos....

Yo me pregunto ¿Qué tipo de mensajes les estamos enviado a las madres y padres recientes, a las futuras madres y padres, a l@s niñ@s que hoy crecen cuando algo tan natural, tan hermoso es calificado de obsceno? Le estamos enseñando a validar y normalizar la represión y mutilación de su vida, su cuerpo, su amor, estamos transmitiendo que la moneda de cambio es el cuerpo como objeto sexual y que el amor un acto que ha de hacerse a escondidas.

La imagen de la lactancia para mi, resume perfectamente el amor, la nutrición y el placer. Estoy segura que si viéramos más mujeres amamantando a sus hijos, si pudiéramos reverenciar ese acto de vida y nutrición, sorprendernos ante la grandeza de la naturaleza seríamos una sociedad más amorosa, respetuosa, generosa y responsable

Sueño con legar un mundo a las generaciones de las que ahora somos responsables donde la vida sea una fiesta, donde los actos de amor sean celebrados y respaldados, donde el respeto, el reconocimiento y la responsabilidad sean nuestra brújula, donde nuestros cuerpos sean nuestros y no objetos de dominación y consumo, donde la lactancia sea respaldada como un acto de amor, vida, nutrición y placer y nuestra sexualidad sea plena y completa, donde como mujeres y hombres estemos enteros y no mutilados, donde como sociedad asumamos con amor y respeto la nutrición emocional, física y mental de l@s niñ@s. Y creo que es posible si cada un@ de nosotr@s asume el poder que tiene en sus actos cotidianos y en sus apuestas diarias, si dejamos de pensar que “total para que” y nos sumamos al cambio en vez de ser parte de la inercia. Los pequeños actos tienen  consecuencias insospechadas y duraderas y las rebeldías cotidianas a favor del amor, el respeto y la vida tienen raíces muy profundas y horizontes ilimitados

No basta solo con no estar de acuerdo con las injusticias es indispensable no ser cómplice y el silencio nos transforma en cómplices. Así que los invito a tod@s aquell@s que así lo sientan a  hacer parte de la manifestación en facebook que convoca Jesusa Ricoy-Olariaga “Facebook Lactante” este sábado 12 de febrero y hasta el viernes 18 de febrero cambia tu foto de perfil por una de lactancia, ya sea tuya, de tu pareja, una ilustración o una foto de otro mamífero, ¡Cambia tu foto! ¡Cambia el mundo!

Les sugiero además visitar a Ileana de Tenemos Tetas quien escribió “Facebook cierra cuenta de psicóloga chilena por una foto de lactancia en su perfil”  un articulo donde además incluye el comunicado de prensa que lanzó el colectivo al que pertenece Leslie y al grupo en facebook “Contra la censura de la lactancia en Facebook y el cierre de perfiles”  donde pueden informarse más y sumar su voz. Y ya que estamos también les recomiendo “Salir del armario (la maternidad impúdica)” también de Ileana.

jueves, 10 de febrero de 2011

Niñ@s objeto

Tengo que aceptarlo mi nivel de respeto por l@s otr@s tiene claramente un límite y con esto que vi hoy lo he superado ampliamente, ¿que parte de: nuestros hijos no son objetos ni muñecos no estamos entendiendo?

A través de Louma de Amor Maternal me enteré de esta crueldad, les dejo aquí un video como muestra, está en inglés, pero creo que las imagenes hablan por sí solas. Les recomiendo ir a
Amor Maternal y ver su artículo y los videos.


Esto es maltrato y abuso infantil sin ninguna duda y lo peor es que se lleva a cabo impunemente bajo la atenta mirada de una sociedad que aplaude y consume. Me aterra el nivel de despotismo e indolencia en el que vivimos, me aterra lo enfermos que estamos como sociedad para si quiera plantearnos la existencia de este tipo de cosas, me aterra el nivel de desamparo al que están sometidos l@s niñ@s y me aterra lo locamente vacíos y carentes que estamos l@s adult@s. 

Para mi este tipo de situaciones no hablan sólo de la crueldad de los individuos si no de la crueldad del conjunto de la sociedad y eso es la que más me preocupa. Detrás de estos padres existe una sociedad que es cómplice y que avala esta situación, ya sea generando y produciendo este tipo de espacios, consumiendo este producto o simplemente callando y mirando para el costado. 

Estamos hablando de una forma generalizada de ver a l@s niñ@s, de entender la infancia y la crianza y de asumir la paternidad/maternidad y el cuidado de l@s niñ@s. Es evidente que creemos que la razón de ser la paternidad/maternidad es tener un objeto más que satisfaga nuestro deseos, una posesión sin voz ni voto a merced de nuestros caprichos. Creencias como estas sustentan el maltrato y el abuso a los niñ@s en todas sus facetas, nos creemos dueños de l@s niñ@s, creemos que la infancia no es importante y que aquello que sienten y piden los niñ@s no son más que tonterías; que lo importante, lo realmente importante somos l@s adult@s y nuestras grandes necesidades

Me duele como mujer ver como otras mujeres son tratadas como objetos sexuales, me duele como madre ver como a unas niñas se les roba la infancia y la vida para satisfacer el ego enfermo de sus padres y me duele como ser humano ver a otr@ ser humano pres@ y esclav@ de los deseos neuróticos de otr@s, quien además se supone deberían amarlo, cuidarlo, respaldarlo...

¿Tanto hemos extraviado el rumbo que se nos hace cada más difícil enamorarnos de nuestros hijos; amarlos sin peros, ni condiciones; saber que nosotr@s somos l@s grandes y como tal somos nosotr@s quienes estamos ahí para cubrir sus necesidades, para llenarlos de respaldo y alegría y no al revés? Hasta cuando vamos a permitirnos seguir siendo la peor pesadilla de l@s niñ@s.

martes, 8 de febrero de 2011

Amor, padre y compañero


Desde que era adolescente he creído que lo único que uno le da para toda la vida a sus hij@s, a parte de si misma es al padre, no importa si éste es presente, ausente, si fallece o desaparece siempre será su padre, pase lo que pase, sea como sea. Supongo que esta creencia se origina en la relación que tuve con mi padre y el profundo agradecimiento que le tengo a mi madre por haberlo elegido a él y ahora la sustenta mi experiencia como madre y compañera crianza

Ésto lo sentía antes de pensar siquiera que nuestro derrotero sería la crianza corporal, esta crianza a contravía, ahora se que sin Guido, Kyara y yo habríamos estado desprotegidas, que sin su celo de macho lobo nuestro universo, nuestra díada no habría sido posible, habríamos sido presa fácil de los depredadores, porque mientras yo he batallado con mis demonios de niña hambrienta, el ha sabido luchar con los suyos, a la vez que ha construido para nosotras un universo cálido de amor y confianza infinita. Tengo que confesar que posiblemente sin su complicidad y respaldo yo no habría ido tan lejos, porque solo he tenido que mirarlo en tiempos de dudas para sentir que el está y estará ahí por y para nosotras

Y cuando sus demonios subieron de sus cuevas subterráneas y le asaltaron las dudas y miedos eligió mirar a Kyara y escuchar mi voz y cuando yo caí en la angustia y la carencia el supo mantener el rumbo con alegría, sin minar jamás mi confianza de madre. Ha creído en mis locas propuestas, abriendo paso a lo que el instinto, la intuición y el amor nos pide y ha emprendido otras tantas cuando a mi el convencionalismo no me dejó ver más allá

Aún recuerdo como la primera que la tuvo en brazos la sostuvo como si llevara años haciéndolo, como si su cuerpo pudiera adoptar la forma y el espacio que Kyara necesitaba. De la misma manera que hoy se transforma en escalera y soporte para que ella alcance cada vez cielos más altos

Me alegra saber que no solo encontré el amor, el compañero de vida si no que pase lo que pase, nunca seré una madre sola y Kyara siempre tendrá un padre que más allá de sus sombras (tantas como las mías) la ama profundamente y ha sabido ceder su espacio de patriarca territorial para que su cría encuentre la nutrición y el sustento que necesita y que en el momento que ella ha ido saliendo de nuestra fusión él la ha acogido con los brazos y la risa abierta.

Feliz cumple vida amor mío!

lunes, 7 de febrero de 2011

De juegos y juguetes


Tal y como plantea María Montessori, el juego es el trabajo de l@s niñ@s.

Es a través del juego que descubren, investigan, se apropian y manifiestan en el mundo, además de incorporar saberes, conocimientos y habilidades y lo más importante es jugando que aprenden a aprender!

Es en el juego donde exploran y fortalecen su identidad, su expresividad, creatividad e imaginación. Sus intereses y deseos se hacen visibles y tangibles. No hay nada más serio para un/una niñ@ que el juego.

A través del juego l@s niñ@s se explican el mundo, lo elaboran, desarrollan preguntas y encuentran respuestas. Generan vínculos de solidaridad y cooperación, aprenden a convivir en la diferencia, a escuchar y valorar todas las voces. Tramitan y expresan sus emociones, dudas y miedos.

El juego es su territorio, su universo propio donde alimentan el disfrute por la vida, el amor por descubrir e investigar, las ganas de aprender y conocer, el goce por lo simple, cotidiano y sencillo, la alegría de entregarse a sus actividades en cuerpo y alma, de vivir aquí y ahora presentes!

¿Y los juguetes? ¿Qué importancia o no tienen en todo esto? Los juguetes  son excusas y herramientas para descubrir y explorar el mundo que nos rodea, excusas para la alegría, el juego y el disfrute.

Sin embargo, por más que nos empeñemos en ello generando juguetes cada vez más complejos y llenos de promesas educativas, un juguete jamás podrá reemplazar el vínculo, sea este con un/una amig@, padres y/o educador@s. Y nada puede reemplazar tampoco la magia que desborda un objeto sencillo y cotidiano convertido en juguete, el placer de construir, crear, imaginar nuestras propias herramientas de juego, ni la admiración y amor que produce un juguete hecho por mamá y/o papá.

Los juguetes de última generación, esos “directivos” que más que compañeros de juego son directores de juego que le dicen al niñ@ como y de que manera jugar con ellos, condicionan al niñ@, lo ponen en sintonía con la lógica de acción – reacción y limitan su capacidad de descubrimiento y por tanto de aprendizaje. Cuando un juguete esta hecho para sonar cuando se aprieta, saltar cuando se gira, etc. y el/la niñ@ se enfrenta una y otra vez con esas determinadas acciones que desencadenan determinadas reacciones va perdiendo su capacidad de asombro, su necesidad de ir más allá, de buscar nuevas alternativas, lo vamos entrenando en la respuesta única, el único camino posible. Hasta que concluye que el mundo es de determinada manera y ya no se pregunta por qué o cómo 2 + 2 es 4, lo da por sentado y sigue adelante. Y así vamos por dando sentado la vida, las relaciones, el entorno en el que vivimos.

En esta sociedad de consumo, cada vez más automatizada, donde todo tiene una finalidad y nos vemos avocados a los resultados, la eficiencia y la uniformidad,  el juego libre es tremendamente poderoso y revolucionario, es una conexión con la vida, la creatividad y la alegría, un territorio que nos devuelve el poder de nuestra imaginación, nuestros tiempos y ritmos, nuestra expresión e individualidad y nuestra absoluta capacidad de ser felices!


Jugar por jugar

Así que a partir de hoy estrenamos nueva sección, con el maravilloso aporte de Salma Abdola y Noara su hija, quienes ya nos han regalado horas de juego en familia, inauguramos JUGAR POR JUGAR,  un espacio con ideas de juegos y actividades para compartir con nuestr@ hij@s, una excusa para el amor, la alegría y la creatividad. Los invitamos a dejar volar su imaginación y que el tiempo adulto se detenga y el tiempo niño se imponga.

Gracias infinitas a Salma por su generosidad y creatividad y gracias a Noara quien impulsa su madre a bucear en su interior y encontrar nuevas fuentes de inspiración y disfrute!

Jugando con tizas
Por Salma Abdola

Este es uno de los juegos que más hemos usado, llevamos más de un año sin cansarnos de él debido a las muchísimas variantes que ofrece. El material necesario es únicamente una caja de tizas de colores, explico primero las ventajas que le veo: es un juego que combina lo físico con lo intelectual y que además siempre nos ha servido para hacer nuevos amiguitos en el parque, por esto es por lo que me parece ideal para niñ@s tímid@s o a l@s que les cuesta romper el hielo.

Es una variante personalizada del juego del teje, empezamos con algo sencillo para peques y poco a poco lo vamos complicando.

Es muy simple, hacemos varios círculos grandotes de distintos colores en el suelo, luego decimos: “vamos a ponernos encima deeeeeeeel....(es importante darle emoción), del rojo, ahora encima deeeeeeel...azul”, y así sucesivamente, mientras más niñ@s se apunten más divertido porque tenemos que apretujarnos para caber dentro del circulo, importantísimo es que si, el niñ@ conoce bien cuatro colores, entonces siempre añadiremos uno nuevo, el lila por ejemplo, el niñ@ lo encontrará por descarte sin necesidad de explicarle nada.

Aumentando la dificultad dependiendo de cada niñ@ o de cada edad lo hemos probado con las figuras geométricas, siempre añadiendo un factor desconocido. También lo hemos probado con los números, las vocales...

Aquí van dos sugerencias más para hacer dentro de casa en estos días de frío y aprovechar los pedacitos de tizas que están casi gastadas.

Para l@s peques que están aprendiendo los colores, elegimos uno, por ejemplo el amarillo, luego tiramos literalmente al aire todos los pedacitos de tizas y hay que recoger todas las amarillas lo más rápido posible, esto también se puede hacer con papeles de colores o, como más me gusta, con caramelos...

Y para niñ@s más mayores, ponemos un puñadito de sal en un folio y lo "pintamos" con las tizas, con el polvillo que sueltan quedará la sal teñida, una vez tengamos varios puñaditos de diferentes tonos se hacen capas alternando los colores en un vaso de cristal alargado, queda precioso y luego si ponemos una flor (preferiblemente de plástico, por el bien de la flor)tendremos un adorno excusivo y original.

Para despedirme dejo esta frase,"Los niños juegan como los enamorados aman, como los beodos beben, necesaria y ciegamente bajo el imperio de una fuerza irresistible."

viernes, 4 de febrero de 2011

Se puede pegar a un niñ@?


Se puede pegar a un niño? se puede, claro que se puede, porque viene del verbo poder y cualquiera puede abusar del poder. Pero el golpe, así como cualquier tipo de castigo físico y psíquico es violencia, y nada justifica la violencia, ningún ideal educativo, ni moral, ni ético la justifican todo lo contrario van en detrimento de estos valores.

Falso que el golpe educa, de un niñ@ violentad@ solo puede surgir un ser humano violento y violentado, falso que es por su bien, esa idea es solo una muestra más de nuestra hipocresía y nuestra incapacidad para hacernos responsable de nuestros actos y falso también que es una manera de marcar los límites, límites necesitamos nosotr@s los adultos que vamos abusando, maltratando, desamparando y violentando a l@s niños.

Y más allá de eso, a mi juicio, frente a la violencia hay un error de base: el problema lo tiene quien la ejerce, no quien la recibe, es decir quien la recibe ni se lo merece, ni le ayuda, ni es por su bien; quien la ejerce en cambio se las está viendo con su parte enferma.

Pero vayamos más lejos, cualquiera que diga o escriba que el castigo físico es aceptable está cometiendo un acto de violencia, enmarcado dentro de la violencia cultural que son todas aquellas creencias e imaginarios que legitiman, normalizan y fomentan la violencia directa (el golpe, el grito, etc…). Podríamos decir que la violencia cultural es el caldo de cultivo, el origen de la violencia directa y es por eso que es tanto más peligrosa, porque sin una creencia que  justifique la violencia ésta sencillamente sería inaceptable y por ende individual y socialmente rechazada

Y vamos más lejos aún, este tipo de violencia, la cultural es aún más preocupante porque se ejerce con la cabeza fría, en uso total de las facultades, es algo que te escuchas diciendo, te ves escribiendo y aún así lo das como cierto, lo aceptas y al divulgarlo lo avalas. Crea discurso, opinión y se inserta en la conciencia colectiva, entre frases hechas, refranes, artículos que se van colando en el imaginario popular, aceptadas como verdades inamovibles que se transmiten de generación en generación. De nuestras palabras también somos responsables.

Este artículo que abajo pueden leer (hagan click sobre la imagen y esta se ampliará) que Dodot tuvo la desfachatez de publicar es sin duda violento y la persona que lo escribe está cometiendo un acto de violencia y nada justifica la violencia!

La buena noticia es que sobre la violencia cultural, es donde tenemos más capacidad de acción, más posibilidad de actuar e incidir, porque depende de nosotros, no necesitamos tener más poder, o más dinero, o más nada, únicamente más conciencia! Para poder transformar y re-significar aquellas creencias que sustentan la violencia, desenmascararla y sacarle validez y fundamento, por eso invito a aquellos que sientan vulnerados los derechos de los niños y sus derechos como seres humanos  a que manifiesten su postura y su queja en:

Dodot: contactar_dodot@dodot.com y el hospital que avala la publicación: info.dex@usphospitales.com

Y para contactarse con la Dra. Suzanne Dixon, autora del artículo http://www.healthgrades.com/directory_search/physician/profiles/dr-md-reports/dr-suzanne-dixon-md-cac5f44f

También invito a aquellos que compran sus productos a  buscar otra marca, una que demuestre respeto por l@s bebés y niñ@s





miércoles, 2 de febrero de 2011

Dejemos las etiquetas para la ropa

Carolina llora, Carolina es una consentida llorona; Jaime pega, Jaime es un violento agresivo; Lucia no se quiere vestir, Lucia es una caprichosa y nadie puede con ella; Carlos esta siempre quietito y hace lo que se le dice, que bueno que es Carlos es un santo, si ni siquiera se le siente. Ahora bien, nos preguntamos por qué o mejor para qué Carolina llora, Jaime pega, Lucia no se quiere vestir y Carlos no se atreve a decir ni mu? No! Si es más fácil,  mucho más fácil etiquetar la acción y no preguntarnos por la causa.

Estamos tan acostumbrados a esta sociedad que ataca y controla los síntomas sin preguntarse jamás por la causa, tan habituados a que otr@s asuman las consecuencias de nuestros actos que para que tratar de averiguar, para que ir más allá de lo que creemos saber…

Poner etiquetas es en una de las (tantas) formas que hemos desarrollado l@s adult@s “responsables” para no hacernos cargo de lo que nos compete, para no tener que revisarnos a nosotr@s y así poner el problema fuera, siempre es más fácil culpar al otr@ en vez de dilucidar la responsabilidad que tenemos en ello.

No existe la generación espontánea, nadie se enoja, se entristece, golpea y mucho menos se tira al suelo y patea porque si, porque no tenía nada mejor que hacer o porque es sencillamente un/a gran manipulad@r nato.  Detrás esos actos, de esas emociones se esconden una razón, un origen, un caldo de cultivo que en el caso de l@s niñ@s  suele estar directamente relacionado con los actos y/o palabras de sus padres y/o adult@s de referencia.

Tampoco existen las etiquetas buenas, las llamadas positivas, que en realidad sólo buscan reforzar un comportamiento que a nuestro gusto es óptimo y que tristemente lo es porque nos conviene, nos da comodidad y control, como es la obediencia, la “dulzura”, la uniformidad, la  sociabilidad (saluda, da besos, sonrie, etc), la eficiencia, la inteligencia… Pero no lo son además, porque todas las etiquetas sin excepción restringen al otr@, le coartan el campo de acción; son pequeñas-grandes mutilaciones que vamos haciendo sobre el otr@, adaptándol@ a ser como nosotr@s lo vemos, como nosotr@s deseamos que sea. Avalando y aceptando solo aquello que a nosotr@s nos parece bueno e importante, sin importar lo sesgada y restringida de esa visión.  Cuando etiquetamos a un/una niñ@ de dulce y buen@ y reforzamos esa parte de el/ella  le estamos negando su complejidad y totalidad.

Poner etiquetas, del estilo que sean, es a mi juicio peligrosismo, más allá de las razones obvias que pasan por el hecho de discriminar a alguien. Porque uno de los efectos secundarios y de los grandes problemas de etiquetar  es que les estamos dando una imagen errónea a nuestr@s hij@s de ell@s mism@s, las etiquetas son facilistas y simplistas,  hablan de lo que interpretamos nosotros de lo que vemos, ni siquiera de lo que realmente vemos y mucho menos del origen de aquello que observamos.

Cuando a un/a niñ@ que está enojad@ porque no obtiene la atención que necesita le decimos que es un/a agresiv@, aprende que ese sentimiento de vacío que tiene se llama agresividad y aprende además, lo que aún es más nocivo que eso (agresivo) es él/ella! De igual forma si lo tramamos de egoísta, caprichoso, bueno, juicioso… le estamos imponiendo un deber ser, le estamos diciendo quien es (desde nuestra limitada y prejuiciosa óptica)  en vez de dejarl@ descubrir.

Hay una gran diferencia entre el verbo ser y el verbo estar, una cosa es decir: “que enojad@ que estás”, lo que hace referencia al momento actual, a este presente que es finito y otra muy distinta: “que furioso que eres”. Que graba con fuego una visión de si mism@, una manera de manifestarse en el mundo. De igual manera, una cosa es decirle que dulce que estás hoy y otra muy distinta que dulce que eres!

La próxima vez que vayamos a decir: Pero que egoísta, buen@, agresiv@, caprichos@ eres. Porque no cerramos la boca y decimos para adentro: pero que irrespetuos@ que estoy!

martes, 1 de febrero de 2011

Mi 1º premio!!!

Qué emoción!!!! Myriam De mi maternidad y otros demonios…, me acaba de dar mi 1º premio, ahora si ya me siento una bloguera en forma!!!  Gracias Myriam!!!

Bien, esto de los premio necesita un poco de auto-formación jajaja… yo que estoy acostumbrada a leer las instrucciones de todo… Pero si mi entendimiento alcanzó ahora es mi turno de pasarlo!!! 

No es facil elegir, porque tengo la suerte de pertenecer a una tribu que se nutre, se cuestiona, se empodera, que además genera saber, conocimiento y nuevas prácticas; una tribu generosa de la que cada día aprendo y me llevo certezas y preguntas. En defenitiva tengo la suerte de pertencer a una tribu que más allá de las prácticas y creencias en torno a la crianza y la educación se plantea una nueva forma de vida, otro mundo posible y plasma esta apuesta en los vínculos cotidianos, en los pequeños-grandes momentos que hacen de la vida la más maravillosa aventura. Una tribu que apuesta por una revolución cotidiana y absolutamente profunda

Y bien, chán chán, suenan los tambores…..





Liliana de Cavilaciones

Y aunque por lo que he podido ver son solo 5 personas, voy a tomarme el atrevemiento de introducir el desoder e incluir una 6ª jeje, que no por ser la última es la menos importante ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...